En el corazón de la Ciudad de México se encuentra Testal, un restaurante que desde hace nueve años, honra la comida michoacana, evocando los sabores de los fogones de las abuelas.

Ubicado en el número 16 de la calle de Dolores, en el Centro Histórico, ofrece una experiencia culinaria familiar y nostálgica, liderada por la mayora Martha López, quien prepara platillos típicos de su estado natal y de otras regiones del país con un toque casero.

Este concepto gastronómico se destaca por su amor a la cocina michoacana, influenciada por las raíces del fundador, Roberto Tinoco. El menú ofrece opciones para todos los gustos, incluyendo especialidades para quienes prefieren no consumir proteína animal.

Entre los platillos destacados se encuentran los tres tipos de guacamoles acompañados de chapulines, chinicuiles o fresas, la tostada de carne apache típica de Michoacán, y los tacos de pulpo o de tortita de huauzontle con salsa pasilla.

El dulce imperdible de Testal es el uchepo, un tamal de elote con helado de coco, junto con la mousse de mazapán, el volcán de cajeta y el pastel de crepas de tiramisú. El amor por México se refleja no solo en los sabores, sino también en el nombre del restaurante, que alude a la bolita de maíz para hacer tortillas, y en su decoración, con pinturas costumbristas y murales coloridos que representan la magia del país.

Testal es una parada obligatoria para cualquier amante de la gastronomía mexicana.

Dónde: Dolores 16, Centro Histórico, CDMX. Costo: $750 pesos.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *