TANE participa en la más reciente exhibición del MUAC con dos icónicas piezas

Una historia de ocho décadas no es tarea sencilla pues implica, necesariamente, atravesar por un proceso de ensayo y error, de aprendizaje y adecuación, de asumir retos y transformarlos en pautas de identidad que generen un estilo propio.

Para la marca mexicana TANE, el lenguaje de la plata ha alcanzado los niveles más altos en todos los sentidos, siendo el diseño, la excelencia y el trabajo artesanal las constantes que a lo largo de 80 años la han posicionado como la firma cuya visión estilística enriquece el vasto panorama cultural de México.

Y es precisamente la cercanía y complicidad de TANE con los procesos artesanales el motivo de su presencia en la muestra ‘Una modernidad hecha a mano’.

El diseño artesanal en México,  que abarca de 1952 a 2022, se podrá visitar a partir del 14 de mayo y hasta el 13 de noviembre en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC).

La firma de lujo mexicana fundada en 1942 participa con cuatro piezas icónicas de su producción: Jarra dos picos, Chiquihuite chico, Chiquihuite grande y Guaje.

Las creaciones Chiquihuite fueron elaboradas originalmente en 1960 por Pedro Leites, quien retomó estas piezas típicas de la artesanía mexicana y las reinventó en plata .925, mediante un acucioso proceso de fundición y tejido a mano. Jarra dos picos, un clásico atemporal que expone toda la maestría orfebre de TANE, también es una obra de 1960 creada por Leites mediante la técnica de plata
repoussé.

Por último, Guaje es un imponente centro de mesa que sublima el poder de la plata y su hipnótico fulgor. Se trata de una obra hecha por primera vez en 1980 por Alfonso Sotosoria y Pedro Leites, quienes en sinergia con los mejores orfebres de México idearon una creación de gran complejidad técnica: plata rechazada, repujada y fundida, inspirada en los calabazos laqueados de Michoacán.

“En México, la modernidad en el diseño del entorno cotidiano se interpretó como el proyecto de unir las tradiciones y condiciones locales con el sueño de la industrialización. Esa pauta de combinar las necesidades de la vida moderna con diversas estéticas de orientación popular y artesanal sigue formulando el vocabulario –en gran medida mexicanista– del diseño en este país”, indica Ana Elena Mallet, curadora de la exhibición.

Una modernidad hecha a mano. Diseño artesanal en México, 1952-2022 propone revisar la noción de diseño artesanal, producida y teorizada en México desde mediados del siglo pasado hasta la actualidad, para trazar una genealogía de autores, diseñadores y artesanos que apostaron por generar una cultura
material mestiza como imaginario de un nuevo modo de vida.

“Para TANE es un orgullo formar parte de esta muestra, en el marco de nuestro octogésimo aniversario. Es, al mismo tiempo, una forma de celebrar el trabajo de nuestros artesanos, verdaderos maestros de la orfebrería, quienes dan vida a creaciones únicas, hechas a mano y para durar por siempre, las cuales hoy
visitan un espacio tan importante como el MUAC”, señala Huitzi Marín, Gerente de diseño creativo en TANE.

La historia de amor entre TANE y el arte constituye el ADN de una marca que ha encontrado inspiración en el arte prehispánico y popular, hallando en ambos motivos de una calidad estética extraordinaria. Mediante el diseño, TANE ha transformado esta influencia en otra cosa: el brillo, la textura y contundencia de piezas que serán totalmente diferentes a las originales y, a la vez, las honrará a
través de la plata, metal noble sobre el cual el escritor, poeta y ensayista Alberto Ruiz Sánchez señala:

“La plata impone a nuestra mirada la intensidad luminosa de su materia. Da la impresión de que un resplandor súbito, una especie de relámpago, cayó en el silencio dejando como fruto de su aparición un objeto encendido, no con fuego terrestre: entre azul, amarillo y rojo, sino con luz más que blanca, lunar”.

 

¡Una modernidad hecha a mano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.