Hoy nos adentramos en las calles de Tijuana, Baja California, para rendir homenaje a un clásico atemporal que ha conquistado paladares alrededor del mundo: la ensalada César.

A pesar de su asociación con la alta gastronomía internacional, el origen de la ensalada César es un testimonio de ingenio en tiempos de necesidad.

Nacida en 1924 en el restaurante Caesar’s de Tijuana, propiedad de los hermanos César Cardini, inmigrantes italianos que encontraron prosperidad en esta ciudad fronteriza.

Contrario a la creencia popular, esta delicia no fue concebida en antiguas cocinas romanas o francesas, sino como una respuesta improvisada a la afluencia de clientes durante un 4 de julio, cuando los ingredientes escaseaban.

La combinación de lechuga romana, crotones de pan, queso parmesano, huevo, ajo, limón, aceite de oliva y una salsa especial resultó ser un éxito instantáneo, extendiéndose rápidamente por Estados Unidos y más allá.

Aunque parece simple a primera vista, requiere una preparación meticulosa y la calidad excepcional de sus ingredientes para lograr su sabor distintivo.

Este legado culinario es custodiado por chefs como Javier Plascencia, destacado en la escena gastronómica de Baja California y reconocido por su enfoque en los sabores locales.

Esta creación culinaria continúa deleitando paladares en su forma original en el restaurante Caesar’s de Tijuana y así, manteniene viva la tradición y el legado de elegancia culinaria que comenzó hace un siglo.

Una prueba más de que la simplicidad puede alcanzar la grandeza en el universo gastronómico.

Descubre la historia y el sabor de la ensalada César en Tijuana, donde cada bocado es un tributo a la creatividad y al buen gusto en la cocina.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *