Vive la experiencia del lujo integral en Baja

Texto de Emilio Farfan
Sinónimo de calidad máxima nos evoca el nombre Ritz Carlton. Sin embargo, la marca cuenta con algo adicional en cuanto a propuestas dirigidas a aquellos expertos viajeros que ya lo han experimentado todo; más allá del lujo tradicional o de las expectativas en general cuando uno se hospeda en
este tipo de propiedades.

‘Reserve’ es un distintivo especial para aquellas propiedades que ofrecen mucho más dentro de su propio portafolio y del cual sólo contadas de ellas alrededor del mundo lo pueden ostentar.
Supremacía, ante todo El hotel Zadún, a Ritz Carlton Reserve es el primero y único en México que
destaca con esta etiqueta exclusiva de alojamiento de lujo integral y que normalmente incluye un enclave particular, como en este caso, una gran dimensión de terreno dentro de una reserva natural frente al Mar de Cortés y a poca distancia de Puerto Los Cabos en la Baja California Sur.

Las tendencias han cambiado y las del turismo de lujo actual ya no están enfocadas en los detalles de una fastuosa edificación palaciega o del mobiliario con suntuosas tapicerías, los candiles y espejos rococó.

Hoy día, el viajero de este sector o perfil busca vivir lo máximo en personalización en experiencias que le permitan tener una estancia exclusivamente diseñada a su medida.

Ese es precisamente el contexto y el cometido que Zadún se compromete a ofrecer a sus exigentes y expertos huéspedes, mediante una perfecta sincronización del trabajo en equipo y profesionalismo en hospitalidad.

Marcando la diferencia

 

Desde un lobby de llegada espectacularmente enmarcado por una monumental escultura en forma de X, hasta el check-in en la habitación atendidos por un Tosoani o asistente propio (siempre disponible, pero nunca invasivo, como lema particular) hacen gala del servicio personalizado en toda la extensión de la palabra, prometiéndote una estancia inolvidable y reparadora, ya que el bienestar y la relajación es su mejor promesa.

 

Arquitectura y diseño mexicano contemporáneos se fusionaron con el paisajismo definido por el entorno natural que el propio desierto ofrece, para darle un rostro elegante y confortable al conjunto de construcciones que conforman el complejo de la propiedad, distribuido en 42 villas de
alojamiento de 2 pisos cada una, con 115 habitaciones y suites en total.

Estos rasgos particulares de ambientación y una paleta de tonos arenosos que se complementan y contrastan, incluyeron también a los edificios de áreas comunes, albercas, restaurantes, bares, spa, gimnasio, shopping y espacios para recorrer, admirar y disfrutar, mientras emprendemos el
camino hacia la playa y villas frente al mar.

El mejor ejemplo es la Grand Reserve Villa con 5 habitaciones, comodidades de una auténtica residencia particular y unas dimensiones de espacio que realmente impactan. Todas y cada una de las habitaciones y suites cuentan con amplitud y baños que permiten duchas interiores, exteriores y tinas de baño que invitan a la inmersión para disfrutar y relajarse.

Las suites por su parte, cuentan con pequeñas albercas y terrazas privadas para tomar el sol, a gusto.
Reto de satisfacción total Uno de los mayores retos a enfrentar en el terreno de la hospitalidad de lujo,
es sin duda, el elemento gastronómico, ya que la experiencia integral no sería competa si no pudiera cumplirse la tarea de halagar al huésped o visitante plenamente.

Y ‘para muestra un botón’, Zadún no solamente te ofrece una propuesta culinaria de primer nivel, sino que se preocupa porque sea saludable y novedosa.

Todo comienza a primera hora del día en El Barrio, donde hay que dejar consentir a nuestro paladar con frutas frescas de temporada, jugos naturales, cereales, distintos tipos de leche, café recién hecho y una feria de panes salados o dulces muy a la mexicana. Los rasgos, la ambientación y los sabores nacionales son la esencia de este restaurante con vista panorámica hacia el océano y vecino de una de las áreas de albercas ‘infinity’ que impacta a cualquiera.

A diario, el chef Juan Grande responsable de los fogones y parrillas cambia las especialidades del desayuno, que incluye los más apetitosos platillos de la cocina regional de todo el país. Es un must definitivamente desayunar ahí.

Por su parte Azul es prácticamente la cafetería del hotel y es el sitio indicado para tomar un refrescante jugo natural, un smoothie o un café gourmet acompañado de algún bollo dulce, churros con chocolate y hasta helados y paletas artesanales.

El almuerzo en Equis es una delicia por su mezcla de cocinas nikkei peruana y la local de la Baja, que nos ofrece especialidades de mar como cebiches y antojos de la región, como sus enormes tostadas de jurel con acento oriental, todo en un espacio abierto que asoma al mar.

Uno de los imperdibles es asistir a la experiencia Agave Journey con el sommelier de la casa Gabriel Reynoso, que te da una cátedra sobre los tequilas y mezcales de la extensa colección particular que tiene el bar Candil. Él te comparte varias de sus recetas secretas de coctelería con destilados
autóctonos.

En Humo, el restaurante insignia del hotel, el chef boliviano Nicolás Sánchez luce su expertisse en la parrilla y el fogón con una propuesta de cocina latinoamericana de aquí y de allá realmente sorprendente.

Se basa en platillos a fuego directo inspirados en los tonos del atardecer que se observa
desde la terraza del restaurante. No se lo pueden perder.

En la carta destacan: el raw bar para empezar o el atún del Pacifico preparado al estilo nikkei; el lomo saltado que es un clásico peruano y el arroz a la brasa. Los cortes tipo argentino son los más solicitados, así como los camarones tigre y los vegetales al grill. Por si fuera poco, su menú vegano
es uno de los más creativos y extensos que pueda uno encontrar en la zona.

El servicio a las habitaciones es impecable y puntual, un acierto en calidad pocas veces visto y digno de mencionar.

Paz y bienestar

En Alkemia Spa, el tiempo ni la prisa parecen tener significado alguno, e invita a sumergirse en otra dimensión donde la relajación total y el bienestar absoluto son lo primordial. Una superficie de casi 3 mil metros cuadrados permite una serie de espacios y rincones confortables para alimentar el
cuerpo y el espíritu en calma total.

Son infinitas las terapias y tratamientos de su menú de experiencias como la muy exfoliante Alkemia al fresco acompañada de aceites esenciales y
extractos naturales; o la de Botánica del desierto que aplica compresas calientes de hierbas y un masaje firme que dejan a uno como nuevo.

La llamada Casita Privada, es como otro spa dentro del mismo spa y está diseñada para tomar las sesiones y tratamientos en pareja, es algo realmente reparador. Por igual, muy recomendable es el estudio de Sonido Savasana, que a través de sonidos y mullidos tapetes vibratorios conduce a la
meditación profunda; es una especie de masaje musical en todo el cuerpo.

Las áreas comunes incluyen una alberca lúdica de sensaciones acuáticas, los jacuzzis al aire libre y rincones para reposar y relajarse individualmente bajo la sombra de árboles y palmeras del jardín interior.

 

Experiencias únicas

Los expertos naturalistas del grupo Jean-Michel Cousteau’s Ambassadors of the Environment con sede  en el hotel, son responsables de coordinar y llevar de la mano a los huéspedes que así lo deseen, a vivir experiencias insólitas de exploración de las maravillas naturales del entorno como son el mar y el
desierto.

Así como otras tantas que son muy solicitadas como el avistamiento de ballenas, de aves o el popular star gazing u observación de las estrellas del firmamento mediante telescopios profesionales.

En plan familiar se disfrutan mucho los talleres sobre historia y fabricación del chocolate interactivamente; escuchar las leyendas de México y apreciar los aromas de la flora local, entre varias experiencias más.

Y los amantes del golf, disfrutan a sus anchas este deporte y no dejan pasar su práctica de habilidad en el campo profesional de Puerto Los Cabos muy cercano.

Vivir la experiencia de lujo integral que ofrece Zadún, a Ritz Carlton Reserve es un privilegio que bien vale la pena incluirlo en nuestros próximos planes de vacación con gran estilo.
Zadún, a Ritz Carlton Reserve Boulevard Mar de Cortez, Puerto Los Cabos, San José del Cabo, BCS, México 23403
Tel. 624 172 9000

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.