Si alguna vez has probado el cacao mexicano, sabrás encontrar las diferencias de sabor y calidad entre las barras de producción artesanal y las barras de las grandes empresas.

En Mérida, una zona rica en cacao y en conocimiento sobre su cultivo y producción, se encuentra Xkik’, que significa la Diosa Madre Virgen, una empresa socialmente responsable que ha combinado lo mejor de este ingrediente y técnicas modernas desarrolladas por grandes chefs, científicos y chocolateros del mundo.

Este proyecto está a cargo de María Madero, descendiente de una familia de cacaocultores y chocolateros, quien nunca consideró llevar el mando del negocio familiar; en su proyecto de maestría en Responsabilidad Social y Desarrollo Sustentable, encontró una oportunidad para crear un modelo de negocio para transmisor de cultura y tradición mexicana.

En su oferta se encuentran cuatro tipos de barras que van del sabor más fuerte al más sutil con 75% cacao, 65% cacao, chocolate con leche y chocolate blanco.

Uno de sus valores agregados además de la riqueza del producto, se encuentra también en su empaque, en el cual viene una calcomanía con el estado de la república mexicana de donde proviene el cacao, la región, la comunidad, el varietal y la cosecha.

Por el momento, las barras de Xkik’ pueden comprarse a través de su página (haciendo clic aquí) y en tiendas Verum, ubicadas en Roma Norte, Condesa y Santa Fe.