Texto de Emilio Farfan

Desde hace tiempo la Hacienda La Solariega muy cercana a la ciudad de Querétaro, viene sonando como escenario de encuentros sorprendentes sobre todo de gastronomía. Me sorprendí con la propuesta de concepto que nos compartieron Pepe Cabrera, el comprometido promotor del hedonismo en máxima expresión y Carmen Escalante, quienes en mancuerna con Teté Rodríguez y Alejandro González amos y señores de la hermosa hacienda han logrado crear bajo el nombre de ‘Cocinando en la Solariega’.


Es un programa de sesiones culinarias que a lo largo de dos meses se han estado llevando a cabo allí con invitación a estelarizar en sus fogones a los más destacados chefs de San Miguel de Allende en gran mayoría y para concluir próximamente el primer ciclo de estas experiencias sibaritas con la participación de una estrella del fogón como es la chef y exitosa restaurantera Mónica Patiño que llevará los sabores de su Casa Virginia.

Tuve el privilegio de disfrutar el auténtico festín hedonista total que nos brindó la chef Jetzabel Rojas de Belmond Casa de Sierra Nevada organizado para disfrutar en los jardines de la formidable propiedad.
Entre una espectacular arbolada se llevó el almuerzo tipo campirano que incluyó un aguachile verde con la pesca del día; el pulpo en aceite de chiles secos con cremoso de elote y espárragos en mantequilla de vainilla ¡Simplemente espectacular!

Les siguieron la Tirita de picaña al pipián verde con vegetales rostizados y un mousse de chocolate Zazil artesanal. Un completísimo maridaje acompañó a cada tiempo, empezando por un Cent’Anni Baccolo Bianco, Chateu Camou blanco, Cava Quintanilla Nicole rosé, Chateau Camou tinto y Vigne del Maestro.

La víspera los momentos más hedonistas y memorables fueron al llegar cómodamente en una Lincoln Aviator a nuestro lugar de pernocta en San Miguel de Allende Maggi Arias nos recibió en el recién inaugurado Monkey Bar del Hotel Matilda con unos refrescantes cocteles de autor y comida en
Moxi con el menú oriental con el mejor ramen que se puede encontrar en la ciudad y un pollo frito de película que regularmente se sirve en su Mui Ramen Bar.

Tras instalarme en Casa Laní mi alojamiento tres charming y al estilo de los más cozy hoteles boutique europeos durante dos días en San Miguel, vivimos una velada increíble a la caída del sol con el Sunset Experience de la Terraza del Belmond Casa de Sierra Nevada donde John Freudenthaler nos recibió con
su equipo y el sommelier de casa para disfrutar una cata inolvidable con el atardecer de fondo.

Posteriormente hubo cena en Casa del Parque también propiedad de Belmond de Casa de Sierra Nevada como una probadita de los que nos prometía Jetzabel Rojas al día siguiente en La Solariega.

Como epílogo la familia Sánchez Aldana Don José y Aída y Andrea su hija, propietarios y anfitriones en Casa Laní, nos despidieron con suculento brunch mexicano con platillos para chuparse los dedos.
Aún están a tiempo de reservar para el almuerzo con Mónica Patiño e La Solariega que se llevará a cabo este próximo sábado 12 de diciembre. Atrévanse a vivir la experiencia de hedonismo puro y sibarita, realmente vale la pena.