Texto: Ana Pazos, lifecoach.

¡Me da mucho gusto saludarlas de nuevo! Espero hayan disfrutado la Semana Santa en armonía, equilibrio y paz.

Hoy quiero hablarles de un tema muy importante para cualquier área de nuestra vida: saber definir y establecer objetivos. Es muy difícil ser feliz si no tenemos objetivos y no sabemos qué queremos y a dónde queremos ir.

Mi parte favorita de  “Alicia en el país de las maravillas” es cuando Alicia, sintiéndose medio perdida, se encuentra al gato y le pregunta: “¿Te importaría decirme por favor qué camino debo tomar desde aquí?”. Y el gato le responde: “Eso depende en gran medida de a dónde quieres ir”. Alicia le dice: “¡No me importa mucho a dónde…!”. Él añade de manera sabia: “Entonces, da igual el camino que tomes”.

Hoy vemos en nuestra sociedad a mucha gente como Alicia: pérdida, infeliz y desmotivada en el trabajo, en la vida de pareja, ¡en la vida en general! Muchas veces estamos más preocupados por los demás, a sentir a través de otros, a enfocarnos en lo que otros dirán de nosotros, que a vivir nuestras propias vidas como nosotros queremos.

Captura de pantalla 2017-04-26 a las 1.55.11 PM

Hemos perdido la conexión con nosotros mismos y con esto la capacidad de elegir lo mejor para nuestra vida. El tener objetivos en la vida nos ayudará a elegir lo que es mejor para la misma, y nos ayudará a acercarnos a la felicidad, y a sentirnos satisfechos y plenos.

¿Qué podemos hacer para saber definir objetivos y encontrar nuestra propia dirección? “Conecta contigo, con tu verdadera esencia, con tu necesidad, con tu deseo…”.

Al conectar contigo mismo comenzarás a recuperar la confianza y con ella llegarán tus primeros objetivos. Para definir un objetivo, elegir es la clave. Una vez que sabes lo que quieres y hacia dónde quieres ir es más fácil que puedas conseguirlo.

Captura de pantalla 2017-04-26 a las 2.03.14 PM

Define tus objetivos, y ponles fecha para que sucedan. Esto es muy importante pues es la diferencia de un objetivo y un sueño: un objetivo tiene fecha para que suceda.

Una vez que tengas un objetivo es mucho más fácil hacer un plan para alcanzarlo, enfrentar tus limitaciones, y sentirte plena y realizada cuando logres tu objetivo.

Captura de pantalla 2017-04-26 a las 2.03.21 PM

Para diseñar tus objetivos tienes que hacerte estas preguntas, asegúrate de que sea un objetivo real, medible y alcanzable:

  • ¿Qué sabes hacer y qué te gustaría hacer?
  • ¿Qué te hace feliz y qué te emociona?
  • ¿Con qué disfrutas y qué te hace crecer?
  • A través del objetivo, ¿qué proyecto, realización, buscas satisfacer?
  • ¿Cómo, cuándo y dónde vas a lograr tu objetivo?
  • Alcanzar tu objetivo, ¿cómo te hará sentir?
  • ¿Qué es lo peor que puede pasar si no alcanzas tu objetivo? ¿Cómo te sentirás?

Meditación sugerida:

Dedica 5 minutos diarios a estar tú sola con tu mente, pues esto trae muchos beneficios a tu día. Uno de ellos es una mejor concentración y un enfoque más claro, que te ayudará a definir mejor tus objetivos:

  1. Elige en qué centrarte

Puede ser la respiración, afirmación o palabra (como “calma” o “foco”).

  1. ¿Cómo practicar?

Siéntate cómodamente sobre el suelo o silla, con la columna erguida, inhalando y exhalando suavemente; con cada cuenta pronuncia la palabra o afirmación escogida.

  1. Obsérvate

Fíjate en cómo se transforma tu respiración, su volumen y profundidad y el contenido de tus pensamientos, cuando te concentras en quietud en un solo objetivo. ¡Surge una sensación de  equilibrio!

Dar luz a lo que llevas dentro, ponte objetivos, y ¡ve por ellos! Una vida con objetivos es una vida feliz.

Libro sugerido:

Los sueños y los objetivos no son conseguidos si no hay acción; esta acción debe estar impulsada por una fuerza motora: creer en tus metas. “Ese deseo se debe transformar en fuerza motora de las acciones a llevar a cabo”, afirma Tony Robbins, quien expone en “Despertando al gigante interior” toda una guía motivadora para lograr nuestros objetivos.

¡Un beso y nos leemos en dos semanas!

Ana Pazos