En las ultimas décadas los números que giran entorno a la industria de la moda son alarmantes, desde la extracción de recursos, hasta la emisión de CO2, así como la generación de residuos, forman parte de los problemas que dicho mercado le genera al planeta y que dieron píe a una alternativa llamada: Moda Circular.

En 2014, surgió este concepto  en el que se aplica la famosa ley de las tres R: ‘reducir, reusar y reciclar’ tanto en prendas, zapatos y accesorios.

Este nuevo concepto en la moda no es más que un llamado de urgencia para lograr la sostenibilidad en una industria que genera cada año 800.000 toneladas de residuos, gasta en promedio 93.000 millones de metros cúbicos de agua y emite al rededor de 1,2 billones de toneladas de CO2.

Con esta  tendencia de consumo responsable, se busca además de elevar el pequeño porcentaje (1%) de prendas que se reciclan al año, reducir el consumo por persona y lograr que el mercado utilice  materiales más amigables con el planeta y de mayor duración.

La luz al final del túnel se vislumbra con el esfuerzo de algunos diseñadores locales en todo el mundo que enfocan sus productos en la sostenibilidad, incluso algunas marcas globales como Levi´s, Nike o H&M tienen lineas y acciones que aportan al tema.

Lamentablemente, esto no es ni mínimamente suficiente si en general tanto la industria como los consumidores, no estamos conscientes del daño que se esta creando.

Tú puedes ayudar tanto a reciclar como a donar prendas, así como comprar solo lo necesario y optar por adquirir ropa reciclada. Además de revisar acerca de los materiales que tengan una vida longeva y a un precio justo.

Sabemos que cambiar nuestros hábitos de consumo no es una tarea fácil, pero esperamos que este post te ayude a reflexionar si vale la pena comprar una prenda más, tirarla en vez de donarla o simplemente, seguirla usando.