Es común que casi siempre la imagen pública de compañías fabricantes de relojería muy precisa y de elaborada maquinaria, las representen modelos famosos, actores, corredores de autos y otros tantos deportistas. Sin embargo, se están abriendo cada vez más hacia otros campos de actividad para escoger a los protagonistas de sus más recientes campañas.

Clase maestra

Lo cierto es que, mientras vemos “si son peras o manzanas” la prestigiada casa relojera suiza Oris, ha escogido en México a todo un profesional, pero de la cocina, como el primer embajador local para su Mundo de Cultura.

El elegido fue el chef mexicano Poncho Hernández, dedicado en cuerpo y alma a la enseñanza de técnicas y contenidos frente al fogón. Éste, comentó durante una degustación que ofreció para celebrar la ocasión en su restaurante Sinaia de Polanco: “Para nosotros los cocineros el reloj es un instrumento tan valioso como necesario, ya que su eficacia marca la pauta y ritmo preciso de nuestro desempeño en la cocina”.

Alberto Rodriguez y Poncho Hernandez

Al parecer, la filosofía de la famosa casa relojera suiza se esfuerza por enarbolar un lema que afirma que sus piezas están hechas para la gente auténtica o más que común, quizá quieren referirse a los que de verdad se ocupan en hacer las cosas bien, sobresalir y destacar en cualquiera que sea su campo de actividad.

Encabezando la reunión, Alberto Rodríguez el director general de Oris México ataviado en “filipina” siguió atentamente una clase muestra que le impartió el afortunado chef en su cocina, por cierto tan abierta y transparente como la propia caja del reloj Artelier Skeleton que le entregaron a Poncho en calidad de nuevo embajador de la firma.

Artelier Skeleton

Ambos hicieron estupenda mancuerna para preparar todo, festejando así esta alianza que da como resultado un acercamiento o introducción de la marca relojera al mundo gastronómico.

La degustación en formato canapé fue más que apetitosa, muy en  la línea de cocina mediterránea y unos petit four que dejaron a los invitados con ganas de regresar al feudo anfitrión una y otra vez más, mientras que los brindis incluyeron excepcionales caldos por cuenta de Chateau Camou.

Degustacion

La idea de incursionar y cerrar filas con el mundo cultural a través del rubro culinario, le cautivó a Alberto Rodríguez. Y es que en sí, lo que hace el chef Poncho Hernández es un reflejo fiel del propio slogan de Oris: “Real watches for real people”, o sea “relojes auténticos para gente auténtica”, al fin y al cabo.

Petit fours