Texto de Emilio Farfan

Es impresionante lo que el diseño industrial está logrando en el terreno conceptual para ofrecer instalaciones de cocina extremadamente funcionales a los grandes chefs de renombre y sus restaurantes.

Como ejemplo de ello, les comparto sobre monumental transformación que realizó el arquitecto y diseñador Craig Dykers del despacho Snohetta. Este, redefinió, reconstruyó y modernizó, tanto los espacios, como el formidable edificio que enmarca hoy las instalaciones de la cocina del célebre restaurante The French Laundry del afamado chef Thomas Keller, ubicado en el poblado de Yountville, en Napa Valley, California. The French Laundry C Thomas Keller A

Dykers consiguió yuxtaponer el establecimiento original de The French Laundry con un edificio más contemporáneo, cuyo objetivo fue conseguir espacios que se adapten mejor a las necesidades de trabajo culinario actual y a futuro, pensando también en brindar todo lo necesario a los nuevos talentos que trabajan allí, para impulsarlos y generar conciencia sobre cumplir con los altos estándares de calidad que han hecho tan famoso al restaurante con tres estrellas Michelin.

Al respecto, Keller ha comentado: “En realidad se trataba de redefinir el futuro del restaurante. Nuestro objetivo era crear un espacio de trabajo en el cual poder crecer y desarrollarnos como individuos. El nuevo edificio es bastante contemporáneo, mientras que el anterior era mucho más tradicional. El contraste entre viejo y nuevo fue inspirado por el Louvre”.

 

Es innegable que el alto diseño es una de las mejores herramientas con las que se cuenta actualmente al pensar en abrir un restaurante y “para muestra, un botón”, así ha resultado la remodelación de esta cocina de clase mundial, muy de acuerdo a la excelencia y reputación que distingue a The French Laundry.

Dentro de la cocina se incluyeron estaciones elevadas de trabajo, cubiertas, paneles solares, paredes y bancos de trabajo elaborados con superficies ultra compactas de Dekton by Cosentino, surgidas a partir de materias primas mezcladas que se utilizan para fabricar vidrio, porcelánicos de última generación y superficies de cuarzo.

La resistencia al desgaste por calor, a las salpicaduras, a los arañazos, las manchas, la durabilidad y la facilidad de limpieza de estas superficies, son ideales para este tipo de cocinas de tanto ajetreo y concurrencia, así que fue punto crucial a la hora de definir el concepto de su rediseño.

The French Laundry G

Y desde el punto de vista estético es simplemente ¡espectacular! No en vano, siempre ha sido orgullo para Thomas Keller, permitir que los comensales del restaurante siempre puedan dar un paseíllo por su cocina y permanecer un rato allí sin que se sientan como intrusos o dificultando el desarrollo del trabajo del personal de cocina.

Thomas Keller B

Es realmente toda una experiencia visitarla, que se suma como valor agregado al placer de ser afortunado comensal del restaurante, ya que es algo difícil conseguir una reserva, si no se intenta con bastante tiempo de anticipación.

La paciencia y la persistencia son dos de los máximos valores de Keller, reflejados muy bien en la nueva cocina de The French Laundry. Su constante evolución le permite mantenerse como uno de los mejores restaurantes de Estados Unidos y del mundo, me atrevo a decir.

Captura de pantalla 2018-01-11 15.43.16

The French Laundry

6640 Washington St. Yountville, Ca. 94599 U.S.A.

Tel. (707) 944 2380