Si algo ha caracterizado a Tesla desde su llegada al mercado es su gran oferta de productos de gama alta a un costo no tan bajo, sin embargo a su corta trayectoria quiere acaparar la venta de techos solares con un as que nadie se esperaba: costo barato y garantía infinita para sus tejas.

Pese a que la salida oficial era en abril bien valió la espera de un mes más para conocer todo su proceso de fabricación y qué lo haría diferente de los demás. Cuando se hizo su lanzamiento en octubre del año pasado ya se sabía que por menos dinero se podría tener uno en casa pero no que contaría con un módulo Powerwall 2.

A diferencia de otras empresas la compañía asigna 24.5 dólares por pie cuadrado de techo tradicional, mientras que otras sólo garantizan 21.85. Todo esto incluye materiales y el retiro e instalación del techo original.

De acuerdo con cálculos de Tesla en unos 30 años el que adquiera estos techos estará ahorrando más dinero que con un pago mensual de energía. Los primeros en aprovechar este nuevo producto serán los estadounidenses y hasta 2018 llegará al resto del mundo.

Conoce más de él en su sitio web.