No, no los encuentras ni en París, sino en el destino más famoso de Florida.

El muy exclusivo barrio de Bal Harbour en Miami, mejor conocido como la milla más lujosa de toda la Florida, desde siempre impone tendencias sofisticadas en compras, gastronomía y todo lo que tenga que ver con un estilo de vida de grandes posibilidades.

Los ricos y famosos allí se codean entre sí y compiten por ver quién gasta más o quién consigue lo más exótico y exquisito del mundo. Prueba de ello es el Mall Bal Harbour Shops, donde prácticamente te regodeas con ver tanto lujo a la mano, tanto en boutiques, joyerías, tiendas de marroquinería, almacenes y restaurantes, o sea el paroxismo de la exclusividad.

A

De los cuatro hoteles del perímetro, hay uno que se destaca por ofrecer a sus huéspedes y visitantes experiencias únicas, reservadas sólo para aquellos que son más pudientes y que no tienen límites para satisfacer cualquier antojo.

El St, Regis Bal Harbour Resort no sólo ha sido considerado dos veces como el mejor hotel de Florida, sino que por si fuera poco cuenta con la más excéntrica colaboración que ha hecho con la famosa firma de cristalería fina Lalique, dirigida a ese sector que busca lo más refinado.

C

Se trata de los macarrones más caros del mundo, que tienen un precio de 9,703.00 US dólares, coincidiendo con la propia dirección del hotel: 9703, Collins Avenue.

Te compartimos aquí que estos macarrones están elaborados con té blanco y decorados con oro comestible y vienen sobre un cojín de cristales de azúcar en forma de diamantes.

Este postre sin igual es presentado dentro de una maravillosa pieza de cristal Lalique y se acompaña de una botella de champagne y la estadía de una noche en una de las Suites Palace del hotel y una tarde de té también.

B

Adicionalmente, para los que no quieren gastar tanto, pero sí desean una probadita de esta experiencia, la colaboración se ha extendido al bar del hotel donde te preparan tres cocteles diseñados especialmente y que son servidos en copas de Lalique, que las puedes adquirir para llevártelas a casa y hasta personalizarlas por la ‘módica’ suma de 200.00 US dólares cada una.

E

Esta excentricidad es un ‘clásico’ que cautiva a los más acaudalados bon vivants que andan buscando todo el tiempo experiencias que los sorprendan y tanto St. Regis como la casa Lalique están en disposición para lograrlo.

D