Todos identificamos la cara amarilla sonriente, pero casi nadie identifica a su creador, el diseñador estadounidense, Harvey Ball.

1503924817149-1502187616093-Nicolas-Loufrani01
650_1200-1

Ball ideó este personaje cuando se le encargó crear un diseño que ayudara a mejorar el ánimo de los empleados de la compañía de seguros State Mutual Life Assurance, pero su diseño alcanzó una popularidad impensable en los años 80 y 90. Lo peor del caso es que Ball nunca lo registró.

Pero hubo un periodista francés llamado Franklin Loufrani que sí lo hizo, nombrándolo “Smiley” y lo usaba para firmar sus artículos del diario France Soir. Hoy, la marca SmileyWorld Ltd genera 261 millones de dólares al año por derechos de autor, gracias a que Nicolas Loufrani, hijo de Franklin continuó con el negocio.

¿Qué opinas?