Al adquirir un producto de lujo es un sinónimo de atención al detalle, de personalización y de exclusividad. Sin embargo, cada vez son más las personas interesadas en buscar qué hay detrás del producto, en qué beneficia para la sociedad y si daña o no el medio ambiente.

La prioridad que han dado las marcas de alto poder adquisitivo a los procesos que brindan un producto Premium, los cuales responden a aquellos a quienes se cuestionan el origen de sus compras, han generado cadenas de producción amigables con el medio ambiente, en condiciones dignas y seguras, representando los pilares del ‘Lujo Positivo’.

En consecuencia de este desarrollo con una nueva cadena de valor, en 2011 comenzó la compañía ‘Positive Luxury’ con el propósito de reconocer a las marcas de estilo de vida comprometidas con la sustentabilidad y conectar esas marcas con consumidores que valoran los artículos y la protección del planeta.

Esta compañía fundada por Karen Hanton, creadora del sitio Topable, una plataforma web conocida como “Mesa Abierta”, y Diana Verde Nieto, una experta pionera en sustentabilidad, reconocida por el Foro Económico Mundial como una Joven Líder Global, combinan su experiencia para impulsar ‘Positive Luxury’ inspirando a los clientes a comprar artículos e impulsando a las marcas a crear estos productos.

A esta iniciativa de consumo y producción responsable, se han sumado firmas de moda y accesorios, bebidas Premium, automovilismo, joyería, relojes y viajes.

Para Abelardo Marcondes, director y fundador de Luxurylab, Positive Luxury representa un ‘concepto de astucia para crear una experiencia que no solo se ve muy bien, sino que es lo mejor para nuestra sociedad’.

Descubre más de Positive Luxury haciendo clic aquí.