Sabemos que los cosméticos no son eternos y tienen fecha de caducidad, a pesar de ello hay trucos que se pueden hacer para que tengan una mayor duración.

El refrigerado, por ejemplo es uno de tantos y es sin duda alguna un perfecto aliado para conservar tu maquillaje y perfumes por más tiempo. 

Puedes tenerlo en casa o en la oficina por sus pequeñas dimensiones porque sin duda, hay productos que funcionan realmente bien cuando se aplican fríos. Otros deben conservarse así para evitar que se deterioren antes.

Algunos son mucho más agradables de usar si los metemos a refrigerar un par de horas antes, como los parches para los ojos, las cremas faciales o el rodillo de jade. El agua termal es indispensable.

La idea comenzó en Tailandia pues por la temperatura del lugar, no les queda otra que guardar productos en refrigeradores por la humedad. El calor provoca reacciones químicas que hacen que los componentes de las formulaciones se oxiden y que los aceites caduquen antes de tiempo.

Las firmas de cosmética crean sus artículos para que aguanten a temperatura ambiente, saben que los guardamos en el dormitorio o en el cuarto de baño.

Este último detalle es uno de los argumentos de las asiáticas, pues consideran que guardar los tesoros que se ponen en la cara en el baño, los pone en contacto con bacterias y gérmenes.

 

Hay cosméticos que no necesitan introducirse al refrigerador, con un lugar fresco y alejado de la luz del sol es suficiente, sin embargo, hay otros que al hacerlo obtendrías resultados espectaculares. A continuación te decimos cómo aprovechar al máximo la duración de tus cosméticos:

Delineadores líquidos. Si tienes más de dos delineadores, puedes elegir tu favorito y los demás introducirlos en el refrigerador, para su conservación durante su falta de uso.

Base líquida y correctores. Por ser a base de aceite, al ser abiertos el aire origina su separación de componentes por lo que si está expuesta al calor, notarás que se crea una capa grasosa encima.

Sombras y polvos: Suelen ser un poco más duraderos, sin embargo el aire y calor crea una capa que cristaliza y evita la correcta pigmentación.

Productos en crema: En estos ocurre un efecto similar a las bases líquidas, ya que en su mayoría están compuestos a base de aceites.

Labiales: Si son líquidos es preferente guardarlos en el refrigerador, pero también los labiales de presentación en barra o crema, ya que dentro de éste se prolonga su tiempo de duración y su eficacia es mayor.

Perfumes: Si se exponen a temperaturas muy altas o cambios bruscos de temperatura, pierden el aroma original, pudiendo convertirse en olores más ácidos, alejados del aroma del que te enamoraste ¿Seguramente no querrás oler diferente, verdad?

Encuentra un mini refrigerador,  aquí.