La FIFA eligió este miércoles en Moscú una propuesta que marcará la historia de la justa del balompié: la candidatura conjunta de México, Estados Unidos y Canadá como sede del Mundial de Fútbol 2026.

a2802cade01528878451_standard_desktop_medium_retina

La propuesta de que este campeonato se juegue –por primera vez- en tres países recibió el apoyo de 134 de las 203 federaciones que dieron su voto mientras que Marruecos, su oponente, consiguió 65.

Esta propuesta que trae de vuelta y por tercera vez en la historia el Mundial de Fútbol a México es oficial y promete ser la edición más lucrativa de la historia; los analistas creen que una de las clave de votación es la proyección de la candidatura “Unida” es que será capaz de generar US$14.000 millones en ganancias y un beneficio para la FIFA de US$11.000 millones. 

dt.common.streams.StreamServer

Entre las nuevas propuestas que se integran y harán del Mundial 2016 algo aún más grande, es que será el torneo de mayor dimensión de la historia, pasando por primera vez de 32 a 48 equipos, que competirán en 16 grupos de tres selecciones.

Según la propuesta inicial, México y Canadá serán organizadores de 10 encuentros cada uno, mientras que a Estados Unidos le tocaría un total de 60.

A partir de cuartos de final, los partidos sólo se jugarían en territorio estadounidense y la final sería en el estadio MetLife, sede de los equipos de la NFL New York Giants y New York Jets, con capacidad para 85,000 espectadores.

mexico-entregara-expendientes-sede-mundial-2026

Pero, la palabra final, la tendrá la FIFA en mayo 2020 y será cuando tendremos conocimiento de cómo se distribuirán los encuentros del 2026 en la candidatura unida.

Hasta ahora todo suena fabuloso, pero uno de los puntos polémicos en esta propuesta unida, es que por primera vez la selección anfitriona, que tradicionalmente clasifica automáticamente para el mundial, lo hará a costa de uno de los cupos reservados para su respectiva confederación. Motivo que ha generado opiniones divididas puesto que Concacaf tendrá seis cupos y medio, y casi la mitad de esos lugares ya estarían asignados.

Así la FIFA enfrenta nuevos retos, preparando para un escenario que se podría repetir en 2030, con la candidatura de Argentina, Uruguay y Paraguay.