Apellidarse Arriaga y Armendáriz parece ser sinónimo de tener resuelta la vida, pero para ella no es así.

Captura de pantalla 2017-07-24 16.34.32

Mariana Arriaga ha aprendido de su papá, Guillermo Arriaga, parte de técnica y sobre todo sus consejos para escribir, dirigir, ser y actuar. “La parte del gusto es algo importante aunque él nunca ha intentado imponer un gusto, pero toda mi infancia vi su trabajo. Ahorita tenemos gustos muy parecidos, por lo cual nos alejamos del cliché”, nos cuenta en entrevista para Glits.

Mariana nació en un momento clave del cine mexicano y quizá su destino ya estaba encaminado a esta área profesional, en la cual se dio a conocer gracias a su cortometraje “En defensa propia”, nominado al Venice Horizon Award y al Festival Internacional de Cine de Morelia. Un reconocimiento que muy pocos obtienen ante un début.

Su pasión por contar historias proviene de diversas inspiraciones, estas pueden ser desde el cine, la lectura, una experiencia personal hasta el relato de un amigo cercano o desconocido.

Te compartimos qué más nos contó en exclusiva:

¿Cómo construyes un personaje, desde el nombre o características físicas hasta su personalidad?

Ahora estoy empezando a hacerlo, más por necesidad que por gusto, para no depender de alguien más en caso de tener que hacerlo. A mí me entregan un guión final con los personajes, en algún momento sí hacemos un análisis de ellos pero ya están creados, a partir de ahí me imagino cuál puede ser su contexto o el cómo reaccionaría a una situación. Ahora que estoy escribiendo me doy cuenta de lo complejo que es crear un personaje, es mucho de vivencias, asimilas lo que has vivido o trato de acercarme a gente con experiencia.

¿Qué experiencia te dejó en ‘Defensa propia’?

Fue como una carta de presentación para un mundo profesional, es como decir yo hice esto y no llegar a presentarme sin nada en las manos.

¿Qué errores no repetirias de ese trabajo?

Cada que la veo encuentro más errores, está padre hacer análisis en el trabajo de uno mismo.

¿Te gusta que otras personas analicen tu trabajo?

Claro, me encanta, uno no se puede cerrar a decir lo que yo hago es lo mejor, siempre es bueno tener un punto de vista exterior.

A quién admiras del cine. Tu top 3:

De entrada a mi papá, pero excluyendo familia porque también mi tía es sumamente talentosa,  hay un director iraní que me gustaba mucho de niña, se llama Bahman Ghobadi el de Las Tortugas Pueden Volar. Una de mis películas favoritas  que ahorita se me viene a la mente es “La escafandra y la mariposa” de Julian Schnabel.

Tienes planes de realizar nuevos proyectos fuera del país

Ahorita vamos hacer un cortometraje de producción parte mexicana parte cubana, lo vamos a grabar en La Habana y Viñales como dentro de tres semanas.

Trabajaste con Alejandro Silva que ganó un León de oro en Venecia, a quien más te gustaría tener en tu elenco en algún momento:

Acabo de terminar un corto con Diego Cataño y Cristian Ferrer, los dos son actores bestiales que admiro muchísimo y hacer ese corto con ellos fue un honor, pero no sé no tengo a nadie en mente, es ir escogiendo a partir de los personajes que tienes.

¿Qué opinas del cine mexicano, qué le hace falta para posicionarse, y lleguen más largometrajes y cortometrajes a festivales y bienales?

Yo creo que está muy bien posicionado, en el mundo, en todos los festivales, de pronto la taquilla apenas empieza a crecer pero al menos en los últimos 10 años ha estado bien posicionado en Venecia, Alemania, en los Premios Oscar, en todos lados.

¿Qué consejo le darías a las nuevas generaciones que estudian cine para no abandonar su carrera?

Yo creo que es realmente hacer las cosas, las oportunidades no van a llegar solitas, uno las tienen que buscar y tienen que estar al pendiente, y aunque se crea que yo y mi hermano la tenemos más fácil por mi papá, nosotros hemos ido a tocar puertas, como en su proyecto de titulación, con Fernando Cámara y Alex Vázquez quienes nos apoyaron cuando se los pedimos y les manifestamos nuestras ideas. Así la gente se fue sumando. Creo que tenemos que quitarnos el estigma de que la gente no quiere ayudar, tienes que mostrar pasión, ser perseverante e insistente.

Captura de pantalla 2017-07-24 16.34.16

¿Qué experiencia te ha dejado trabajar con tu hermano Santiago?

Pues tiene sus pro y contras, hacemos varias cosas, nuestra idea es codirigir, pero los dos le entramos a producir y escribir. Donde más colaboro es en la dirección, me encanta dirigir y si codirijo con él para siempre está padre, nos llevamos un año y medio pero a veces la convivencia es medio excesiva.

A todos estos chicos que no tienen contactos, ¿recomiendas usar fondeadora?

Sí, curiosamente este proyecto de Cuba lo vamos hacer por este medio, se llama La hora Cero. En realidad es un cortometraje que ha sido dirigido por cuatro personas en versiones previas y para cambiarle un poco lo movimos a La Habana.

¿Crees que ver mucho cine afecta un poco tu visión artística?

Influye de un modo positivo, pero en un punto ver demasiado puede intoxicar o más bien puede llegar a intimidar, decir admiro mucho a este director y no creo lograr lo que él hizo, pero claro que sí consumo cine. No llegó al extremo, pero creo que también es importante leer.

¿En qué bienal o festival te gustaría posicionarte?

Los festivales son el medio además de las salas para lograrlo, y es importante el reconocimiento, pero no es fundamental, es decir no voy a dejar de hacer cine si no voy a festivales, o no me voy a desmotivar por eso. Tampoco me gustaría decir hago cine para llega a Cannes, nunca haría eso, hago cine para contar historias porque me apasiona y me divierte el proceso.

¿Te ha pasado que de la calle tomes una historia y la hagas tuya?

No he llegado a contarla todavía, pero sí me encanta estar de curiosa, me encanta oír conversaciones ajenas, salen historias muy buenas.