Para ti, que siempre te preocupas por comer lo más sano posible y eres afín a la cultura socialmente responsable o para aquél que no practica esto aún, le comentamos que está en perfecto tiempo de empezar a hacerlo, al contribuir a solidarizarse con el campo mexicano y hacer eco de que sí podemos encontrar productos de excelente calidad para llevar directo del campo a la mesa.

Campo Vivo es una empresa que desde hace 11 años ofrece una línea de 150 productos orgánicos que incluye entre otros, jugos concentrados de frutas naturales al cien por ciento, abasto de verduras, vegetales y frutas de temporada. Ahora lanza una gama de tostadas y totopos horneados de maíz orgánico blanco y azul, siguiendo la esencia de su nueva propuesta que resalta la riqueza, identidad y carácter del campo mexicano.

De la mano conjunta con campesinos de la cooperativa Marku Anchekoren de meseta purépecha michoacana, Campo Vivo genera esta actividad trabajando bajo los conceptos de solidaridad, sustentabilidad y calidad que dignifica y protege las variedades ancestrales de maíz (chalqueño, purépecha, mushito y cónico azul), además de cuidar el patrimonio nacional, asegura el ingeniero agrónomo y fundador de la empresa Mateo Dornier.

Las tostadas y totopos de su línea no llevan gluten y sólo contienen 32 calorías por pieza, con alto grado de fibra, sin conservadores, grasa añadida, ni transgénicos, y son elaborados con maíz orgánico mexicano cultivado por campesinos michoacanos de comunidades como Paracho, Cherán, Nahuatzén, Zacapu, Uruapan y algunas más.

El proceso de nixtamalización empleado y patentado reduce en un 90 por ciento el consumo de agua y permite conservar más nutrientes en la masa y las tostadas tienen como ingredientes únicamente harina de maíz orgánico nixtamalizado y sal de mar, haciéndolas más sanas.

Son productos de calidad garantizada y además estás contribuyendo a apoyar al campo mexicano, al regenerar localmente la confianza en la rentabilidad del cultivo del maíz y su producción.