Texto de Emilio Farfan

San Miguel de Allende, además de haber sido declarado el mejor destino global 2017 y contar con dos de los mejores hoteles de México según Travel+Laisure: hoteles Matilda y Rosewood, una vez más tiene puesta la mirada global como imperdible sede del arte y la gastronomía.

Arte y diseño en MAG Claudio Limon Enrique Olvera y Bruce James

Con iniciativa del famoso hotelero Bruce James, reunido con varios de sus colegas restauranteros y promotores de arte en San Miguel de Allende y, sumando el apoyo del gobierno municipal, se realizó la primera edición del festival MAG 2017 (Mercado de Arte y Gastronomía o Market of Arts & Gastronomy).

unnamed-5

James, recibió a distinguidos invitados en una cena en Moxi del Hotel Matilda que él mismo dirige. Enrique Olvera y la chef repostera Fernanda Prado, fueron los protagonistas que iniciaron las actividades del festival. La joven chef fue la más aclamada de la noche con una instalación de arte comestible que montó en la biblioteca del hotel. Nadie pudo evitar la tentación de probar bombones, algodones de azúcar y pastelillos, sin olvidar la champaña Veuve Clicquot Brut para brindar.

unnamed

Durante los tres días del festival destacó la presencia de socialités mexicanos y extranjeros, que cabe destacar, llegaron al lugar gracias al patrocinio de Porsche,  así como la crítica culinaria Susan Mason de Nueva York y el empresario vinícola Hans Bakchoff, quien roció la cena con sus Monte Xanic: Sauvignon Blanc, Petit Berdot y Gran Ricardo.

Memorable fue la intervención del artista Claudio Limón, con un mural realizado in situ durante un almuerzo en The Restaurant de Angela Lewis, con Donnie Masterton y Ted Corrado como protagonistas, al igual que la champaña Mumm y vinos Graffigna para maridar platos, entre los que destacan las ostras en escabeche, vieira con poro, cítricos y caviar.

Se inauguró también el ‘Marché’ (mercado popular) en el parque Juárez con exhibición de bebidas, gastronomía y productos de la región. Hubo expresiones de arte por todas partes, como la intervención de la fachada y espacios del Hotel Rosewood que realizó Jorge Tellaeche durante la cena en Sucré con Carlos Hannon y Fernando Trocca.

El menú incluyó entrada de orgánicos de betabel, quinoa, queso de cabra y vainilla; un chilpachole de gambas, langosta y pulpo confitado al guajillo. El postre fue el típico dulce de leche con plátano y helado de limón.

Por otro lado, Casa Dragones organizó el after más animado después de la cena servida por Elena Reygadas. El brunch más afortunado fue concebido por Eduardo Echeverría, René Reyes y John Gallo del Pinch Kitchen Miami bajo el título American Free Style, cuyo menú incluyó huevos a la canasta maridados con cerveza Allende, vieiras San Miguel con salsa de piquillos, espárrago marino, tinta de calamar, chirivía rebosada y ralladura de cítricos.

unnamed-2

John Gallo, Eduardo Echeverria y Rene Reyes Paul Bentley

La estrella de todo el festival fue la cena a cargo de Paul Bentley y Diego Hernández Baquedano en Bovine, la propuesta culinaria más nueva y high-end de San Miguel. De principio, la mixología de Jesús Cabrera y sus originales tragos así como Moët & Chandon y su champaña Brut Imperial agasajaron a los invitados al llegar los amuse bouche y continuar con la armonía ideal de los vinos Casa Madero de Daniel Milmo maridados con betabeles al horno, puré de ajo y gremolata de naranja.

Ostras en escabeche

unnamed-6

Como epílogo del festival, jóvenes talentos emergentes como Raziel Burela, Esaú Rendón, Diego López, Richard Arteaga, Xavier Piñero, Alonso Domínguez, César Enciso, Tiago Aceituno y Gisela Trejo, hicieron un brillante papel con un almuerzo en Hacienda Los Picachos, rociado con vinos españoles Habla. Como inicio para abrir boca sirvieron un taco de mantarraya, mejillón de Laguna (tichindas), camarón azul, pulpo, lechón, y short rib.

unnamed-7