Aunque desde el 2013, la Unión Europea prohibió realizar pruebas de investigación y desarrollo de productos cosméticos en animales, muchas marcas internacionales dejaron de hacer dichas prácticas para convertirse en portadoras de etiquetas libres de crueldad animal.

Animal-Testing

Una marca que ha dado un giro inesperado es L´Oréal que, a pesar de encabezar por años la lista negra de la organización PETA, (People for the Ethical Treatment of Animals) por fallar las pruebas en contra del maltrato animal obligatorias solicitadas por el gobierno chino para importar sus productos cosméticos, ha demostrado nuevas e innovadoras alternativas para alejarse de su mala reputación.

2015-12-22-1450820283-2187304-AVPhoto4Adjusted

Si bien, las políticas del país oriental no representan la filosofía del grupo francés, el comercio de la industria cosmética con China representa 32 millones de euros anuales para el laboratorio francés, por lo cual la marca no podía quedarse fuera del juego.

Para contrarrestar y evitar el daño a los animales, la firma creó en 2011, el laboratorio de Episkin, en la ciudad de Lyon, una fábrica de piel humana, donde se desarrolla piel asiática, como una alternativa más ética.

rROHYUm8aAXdjCzzW2GreZ5h2WDAUrkToUxd0kCcAO0ZXC8rQrroSO9oDV6JW9wWDz5XDb7rlM5tAq8Xzz5agHukiX6WnSrZ5hEJjADlyD6s1M3

En la actualidad, este laboratorio fabrica entre cien y 130 mil unidades de piel humana cada año; los cultivos de células vienen de operaciones de fimosis, abdominoplastias y reducciones de senos.

En 2014, L´Oréal abrió una segunda clínica Episkin, esta vez en la ciudad de Shanghái, buscando ser una alternativa para evitar usar a los animales para fines cosméticos, lo que ha logrado que la Administración en Alimentos y Medicamentos de China, utilice sus cultivos celulares en sustitución de animales.

800x-1

Estos son pequeños pasos que lograrán la evolución en la legislación china, dando pie a más laboratorios se sumen a la investigación libre de crueldad animal.