Uno de los propósitos más valiosos de la lucha LGBT+ es sin duda la inclusión, la cual también abarca las competiciones deportivas como Los Juegos Olímpicos, es ahí dónde entra el caso de Laurel Hubbard , una atleta neozelandesa que participara en Tokio 2021.

Laurel Hubbard es una levantadora de pesas que comenzó en 2012, su proceso de reasignación de sexo, lo que le permite según las pautas publicadas en 2015 por el Comité Olímpico Internacional, participar como mujer en la siguiente edición de las olimpiadas siempre y cuando sus niveles de testosterona estén por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses antes de su primera competición.

Este ejemplo a seguir competirá en Tokio en la categoría de más de 87 kg, en la que ocupa el número 16º puesto mundial, cabe mencionar que estos juegos olímpicos están llenos de situaciones poco comunes y  novedades en sus clasificaciones debido a la pandemia; sin embargo, esta primera vez de un atleta transgénero en unos Juegos Olímpicos es un gran ejemplo de inclusión que independientemente del país que seas seguramente te alegrará.