La imagen de la Virgen de Guadalupe desde el 12 de diciembre de 1531, se ha convertido en un símbolo de unión de la sociedad e identificación para los mexicanos, llegando a estar presente en la literatura de figuras como Sor Juana Inés de la Cruz y como estandarte de la Independencia.

Con los siglos, se han sumado millones de fieles alrededor del mundo que dedican su devoción a “la Morenita del Tepeyac”, manifestando su fe de distintas formas; llegando a ser un ícono pop y pasado de ser venerada en iglesias y altares a pasarelas, piezas de arte y elementos culturales.

Casas de moda como Dolce & Gabbana, Jean Paul Gaultier y Dior, se han sumado a la tendencia religiosa, que lejos de ser una falta de respeto, para los diseñadores, aseguran es un símbolo de fe, de ir por la vida protegido y honrando las creencias.

La firma mexicana Distroller de Amparín Serrano, cobró fama nacional a través de sus diseños alusivos a la Virgen de Guadalupe con estilos animados en paletas de color coloridas y brillantes.

 

Por otro lado, las chaquetas bordadas a mano de la firma Hija de tu Madre, creó una tendencia global en redes sociales con su #VirgencitaJacket, dando importante presencia de la Virgen de Guadalupe en esta pieza de mezclilla y toda una línea dedicada a este motivo.

En el arte, ‘La Guadalupana’ a lo largo de la historia ha sido fuente de inspiración e identidad, recorriendo diversas corrientes artísticas, llegando a la época actual mostrando la convergencia entre el pasado prehispánico y el México contemporáneo, como la escultura “Sincretismo” (2017) del artista Ismael Vargas en un espacio público de Guadalajara.

En la visión global, el pintor Romero Brito también ha realizado una obra alusiva a la Virgen del Tepeyac con su característico estilo.

Han pasado cerca de 500 años desde la aparición en el Cerro del Tepeyac de la Virgen conocida también como “Patrona de México y Emperatriz de América” que con el paso del tiempo continúa sembrando entre sus fieles un espíritu de unión e inspiración que trasciende, haciendo el 12 de diciembre de cada año, un día de celebración.