El artista japones Motoi Yamamoto, ha llamado la atención del panorama artístico durante los últimos meses gracias a su llamativa forma de ocupar lugares y crear figuras con toneladas de sal, recientemente se hablo mucho de los 100,000 pétalos que el artista creo uno a uno y su nueva obra no se queda atrás.

A path of memories’ es una instalación dentro de una antigua escuela en Japón a la que le dio una nueva cara tan solo con pintura azul (elegida por su hija) y una serie de patrones en forma de laberinto, además de montar con sal un gran jardín zen con una escalera de apariencia deteriorada.

Ya sea por el trasfondo que tiene la obra de este artista o simplemente por su estética visual, resultan interesantes sus obras, veremos cómo nos impacta con su siguiente proyecto.