La animación puede ilustrarnos visualmente historias que de otra manera solo quedarían en nuestra imaginación, esta herramienta fue precisamente la que utilizo el realizador Robin George, para crear una versión bastante peculiar de la leyenda mexica de Tezcatlipoca.

Algo interesante e incluso poco convencional, fue la música que se utilizó, una pieza conocida por la fama que tiene la obra en musicales y la danza contemporánea, hablamos de el “Lago de los Cisnes” de Tchaikovsky.

Aunque este pequeño filme es el resultado de el proyecto de graduación de artes visuales y diseño de la Southern Adventist University de Robin George, plasma la belleza de la cultura mexicana con ese pequeño giro musical que catapulta la obra.