La ciudad de Querétaro es la cuna de Caralarga, taller mexicano de joyería artesanal que se inspira en lo simple y natural para crear una sobria colección tejida con yute, algodón, seda o cordón en crudo.

1

Cada pieza está hecha a mano con técnicas de tejido de los artesanos locales. La colección primavera/verano 2018, que lleva por nombre “Meshicana” cuenta con piezas de gran belleza, como Faisán o Guerrera, que son aretes realizados con gran detalle. Collares como Novia Meshica o Semilla, están trenzados con hilos de algodón, lo que hace que genere un movimiento sutil y elegante.

4

Caralarga define la sencillez como su sello característico, sin dejar de lado la belleza y la armonía en sus piezas, que son pequeñas obras de arte, creadas para contemplarse. Ubicados en la Antigua fábrica de hilos y textiles, Hércules, en Querétaro, esta marca exporta sus creaciones a París, Londres y Berlín, como digna representante del diseño mexicano.

3

5

1

¡Arriba el talento mexicano!