El paraíso del Caribe mexicano recibe millones de turistas al año, mismos en los que su oferta ha crecido y cambiando, llegando a convertir en zonas populares a algunos paraísos que en algún momento se mantuvieron en bajo perfil como Tulum o Holbox.

Detrás de la popularidad que ha tenido Holbox entre los amantes del estilo de vida bohemio, la isla está atravesando un crecimiento insostenible como consecuencia de la huella humana.

La visita masiva de turistas y complejos hoteleros, desechan un promedio de 14 toneladas de basura al día y para hacer frente a esta amenaza al medio ambiente, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales ha implementado una estrategia de recuperación ambiental en la que prohíbe el uso de plástico y regula el tamaño de las construcciones.

Con esta medida no se permitirá la entrada de envases PET, utensilios de unicel y bolsas de plástico. Además, los nuevos hoteles y complejos no podrán medir más de 1.5 kilómetros y quedará prohibida la construcción de campos de golf, así como pistas aéreas.

Una medida tomada a tiempo para preservar la riqueza natural de este mágico rincón del Caribe.

¡Sé un viajero responsable!