Tudor se ha consolidado como una de las marcas relojeras predilectas por su perfecta combinación con diseños vanguardistas y elementos de alta calidad.

Captura de pantalla 2017-07-25 10.53.01

Desde 2010 la línea Heritage ha evolucionado y se reinventa continuamente mostrando piezas con tintes clásicos y contemporáneos en una misma máquina. El Heritage Black Bay Steel es un modelo que posee una caja de acero y bisel giratorio pulido y satinado. Es mecánico de cuerda automática con rotor bidireccional y promete 70 horas de reserva para su uso.

La característica que lo identifica es el fechador, aunque mantiene detalles legítimos de Tudor, como el cristal, la esfera abombada y los indicadores de horas, minutos y segundos, además de la resistencia al agua hasta los 200 m.

Tudor ofrece este modelo con tres tipos de brazalete: acero, cuero envejecido y tejido. Con respecto al Heritage Black Bay Chrono, como su nombre lo indica, posee un cronógrafo desarrollado y fabricado por la casa relojera. Su diseño conserva  el detalle de las manecillas, aunque su precisión ha mejorado. Tiene una caja de acero de 41 mm y  mide la velocidad con el taquímetro que se le ha colocado en el bisel, mientras que sus pulsadores aluden a los antiguos cronógrafos de la marca. Captura de pantalla 2017-07-25 11.26.09 Captura de pantalla 2017-07-25 11.26.18 Captura de pantalla 2017-07-25 11.26.26

Cualquiera de las dos nuevas creaciones de Tudor son garantía de calidad, lujo y precisión.