Texto de Santiago Alcocer

En momentos de la vida donde el cambio obliga su presencia, es necesario dar un paso atrás para poder ver con claridad la magnitud de la situación y de los cambios antagónicos que se encuentran desenvolviéndose, para poder realmente adaptarlos a tu línea de paso por este mundo terrenal de una forma positiva. Asimismo, intentar influir y difundir dicho mensaje de positivismo a cuanto ser humano se cruce en el camino.

Captura de pantalla 2017-04-13 a las 11.42.34 AM
Siendo ésta mi situación, me encuentro en un lugar maravilloso, intentando tomar perspectiva sobre los siguientes pasos a seguir, en un sitio de clima brutalmente cálido.

Captura de pantalla 2017-04-13 a las 11.41.40 AM

Muy cerca de una ciudad de hermosas construcciones y gente acogedora se encuentra este paraíso terrenal, la Hacienda Temozón, que se localiza a sólo cuarenta minutos de la ciudad de Mérida, Yucatán.

Captura de pantalla 2017-04-13 a las 11.42.45 AM

En el kilómetro 182 de la Carretera Mérida-Uxmal, se levanta este espectacular recinto. Se trata de una ex hacienda productora de henequén, que data de mediados del siglo XIX. Materializada en tres edificios principales que convergen con magistrales jardines y zonas de descanso, así como con diversos espacios arqueológicos que se encuentran en sus alrededores, se edifica la Hacienda Temozón Sur. Visitarla es sin duda, toda una experiencia gastronómica, de descanso e infinita paz.

Screenshot_20170412-194225

A pesar de que la Hacienda cuenta con un único restaurante, la carta del mismo es definitivamente espectacular. Bastaría mencionar que es absolutamente común escuchar a personas decir que la comida yucateca es buenísima, y este lugar definitivamente no se queda atrás.

Captura de pantalla 2017-04-13 a las 11.42.16 AM

Por las mañanas la variedad en los desayunos es inigualable. Desde las distintas preparaciones de huevos al estilo yucateco y los ya conocidos, puedes saborear también uno de los mejores pan francés que he comido en mi vida. Vale la pena mencionar que el pan es hecho en casa y al parecer lo dejan remojar en leche de almendra, para posteriormente darle un toque de canela y azúcar, que nos llevan a un cruce de sabores espectaculares, servidos con fruta y tocino.

Captura de pantalla 2017-04-13 a las 11.51.52 AM

Sin embargo, el premio se lo llevan los platillos de la comida y la cena. Sus propuestas varían desde la tradicional sopa de lima yucateca, hasta platos tan anormales para la zona, como podría ser un gazpacho. Como un adicto a los sabores y a probar cuanta comida se presenta en el camino, los platos que recomiendo y que no pueden dejar de probar, son el Burrito Sacamucuy, que está relleno de cochinita pibil y sí, así como lo escuchan, frijol, guacamole, queso de bola, jitomate y la tradicional cochinita pibil. Créanme, sabe tan bueno como suena, y aún más cuando le agregas unos toques de salsa habanera que preparan en el lugar, que sin lugar a dudas es de las mejores que he probado.

Captura de pantalla 2017-04-13 a las 11.53.30 AM

La crema de elote que sirven es simplemente espectacular, pues en nada se parece a la crema de elote que pude haber probado en otro lugares, pareciera que la hacen con elotes de sembradío horneados y peculiarmente, la sirven con pimientos dulces y cuadros de chocolate blanco, que termina de darle un toque de magia a esta crema.

Otro platillo que hay que probar es el Poc Chuc, que consiste en un filete de cerdo en reducción de naranja agria, que es muy tradicional de la zona, servido con frijoles negros colados y cebolla morada, siempre acompañado de una buena salsa de chiltomate y tortillas de maíz.

Screenshot_20170412-194255

En los días que pude disfrutar de este paraíso, degusté diversos platillos, como el salmón a la miel y una pasta con pulpo.

Además del viaje gastronómico y cultural que resulta el habitar en esta maravillosa hacienda por unos días, tuve el placer de realizar una experiencia inolvidable.

Nos enseñaron como se cocina la cochinita pibil con la antigua receta maya, y más allá de los ingredientes, no tenía ni idea que la forma en la que cocinaban este platillo.

Screenshot_20170412-194240

Va enterrado en un hoyo en la tierra por más de 6 horas. Antes, se prepara la tradicional salsa a base de achiote (su principal ingrediente), recado rojo, ajo, cebolla, pimientos, laurel, orégano entre otros y dejan marinar la carne en la salsa terminada por más de veinticuatro horas y posteriormente la cocinan en un contenedor de metal, enterrado en la tierra, cubierto con hojas de plátano, y calentado y horneado por piedras calientes que sacan del fuego al rojo vivo.

Esta forma de cocinar la cochinita, hace que la carne sea extremadamente suave y que se deshaga en la boca, además de obviamente permitir que el sabor de la salsa de achiote se impregne en la carne de una forma espectacular.

Definitivamente, haber tenido el placer de pasar algunos días de tranquilidad en la Hacienda Temozón, te hace darte cuenta de cuántos lugares que no conocemos existen y que no sólo son únicos e inigualables, así como que acarrean historias tan arraigadas y tradicionales de nuestra cultura (en este caso la Cultura Maya), sino que también despiertan claramente el deseo y la convicción de visitar rincones escondidos y muchas bellezas arquitectónicas.

Captura de pantalla 2017-04-13 a las 11.41.22 AM  Es una de las experiencias más espectaculares que podemos vivir. En épocas como las que estamos atravesando, en las que intentan presentar un concepto y una idea de México que no es la real, pues nosotros somos mucho más que la delincuencia organizada, los carteles o nuestro mal gobierno, es necesario que entre mexicanos nos apoyemos. Creo que una excelente manera de comenzar, es conociendo cada rincón de nuestro país. Aprovechar su riqueza cultural, su arquitectura y sus enigmáticas tradiciones. Apoyemos el turismo mexicano y con eso, nuestra economía.

temozon-5

Hacienda Temozón, es un lugar ideal para empezar este recorrido de viajes y experiencias inolvidables por nuestro hermoso México.