Guillermo Vidal y Tomás Sánchez