Kering, el grupo global de marcas de lujo, tiene el placer de anunciar la apertura de sus nuevas oficinas en la colonia Polanco, Ciudad de México, como parte de sus planes de crecimiento en Latinoamérica.

El headquarter de México, diseñado por la firma de arquitectura fr-ee, alberga las oficinas corporativas de Kering, que maneja el desarrollo de marcas de lujo como Gucci, Saint Laurent, Bottega Veneta, Balenciaga, Boucheron, Pomellato, DoDo, Qeelin, Ulysse Nardin y Girard-Perregaux.

El concepto fue creado por el reconocido arquitecto mexicano Fernando Romero y Laurent Claquin, Presidente de Kering Latinoamérica, con la finalidad de generar un espacio que resultara a la vez dinámico y sereno, garantizando la comodidad, la seguridad y el bienestar de sus empleados. Teniendo como base estructural de desarrollo el confort térmico, lumínico y acústico, el edificio goza de iluminación natural en cada una de sus áreas, subrayando así el compromiso de Kering de proporcionar un entorno laboral saludable y eficiente. 

“La apertura de nuestras oficinas en la Ciudad de México es una muestra del compromiso que Kering tiene con Latinoamérica. Aumentar nuestra presencia en México, Centro y Sudamérica nos permite brindar soporte a nuestras firmas de lujo y a sus planes de crecimiento, mientras aseguramos un servicio de muy alto nivel a nuestros clientes”, señala Laurent Claquin, Presidente de Kering Latinoamérica.

El inmueble alberga dos niveles anclados por una imponente escalera helicoidal que actúa como enclave focal y es posible apreciar desde cualquier ángulo de las oficinas. Las fracciones interiores se estructuran mediante el asertivo empleo de cristal con bordes romos, propiciando así un contraste dinámico y sugerente con la cromática neutra. Los materiales seleccionados para este proyecto contemplan madera, concreto y vidrio, así como una gama tonal basada en pigmentos de contundente elegancia: negro, blanco, gris y beige. El estilo minimalista y contemporáneo da la bienvenida a empleados y visitantes a un espacio abierto y dinámico.

Los materiales utilizados para el diseño son principalmente de origen mexicano:

  • Piedra recinto, de procedencia volcánica y proveniente de un área cercana a la Ciudad de México. 
  • Acabado chukum en las paredes, un componente derivado de la corteza de un árbol que crece en Yucatán y forma parte de una técnica usada en diversos espacios de la cultura maya. 

La mayoría de los muebles fueron creador por artesanos y marcas de diseño mexicanas, como Mola, Fraga, La metropolitana y Veta. “Nuestro cometido fue crear un sitio que capturara la esencia del lujo y la exclusividad que caracterizan a las marcas de Kering, y lo hicimos mediante el desarrollo de una propuesta arquitectónica atemporal, elegante y sustentable”, señala Fernando Romero.

El tema de sustentabilidad siempre ha formado parte de la misión de Kering; por ello, las oficinas se diseñaron especialmente para obtener un LEED Gold Certification, programa mundial que certifica edificios sustentables. Para obtener esta legitimación se consideraron aspectos como la circulación del aire, los tipos de pintura, adhesivos y selladores empleados, el aislamiento acústico, los sistemas de ventilación, las vistas al exterior y los códigos de iluminación.

En enero de este año, Kering fue reconocida por Corporate Knights Global 100 como una de las empresas de venta de ropa y accesorios más sustentables y, en marzo, fue nombrada una de las compañías de moda más sustentables por el BoF Sustainability Index.

Latinoamérica representa una gran oportunidad de expansión para las marcas de lujo y, consecuentemente, las oficinas de la Ciudad de México representan un nuevo comienzo en una región donde se estima un considerable crecimiento de mercado.