Una de las tantas cosas por las que México resalta en el mundo es por su legado artístico, grandes maestros se han popularizado en este país y en ocasiones su legado abarca generaciones como en el caso del maestro Francisco Toledo y sus hijos, Laureana y Natalia Toledo, y Jerónimo López Ramírez, más conocido como Dr. Lakra,

Natalia Toledo, la hija mayor del célebre artista fallecido en 2019, tomó desde pequeña el camino de la poesía no solo en español ya que aprendió a temprana edad el Zapoteco, además de ser diseñadora textil y joyería.

Laureana, la segunda en la línea de edad, está enfocada en el arte conceptual aunque sus primeros pasos en en este medio fueron a través de la fotografía y documentación visual musical. Vive y trabaja entre la Ciudad de México y Londres, su recorrido por el mundo del arte abarca un buen número de exposiciones tanto en México como Europa, algunos libros publicados, la fundación del espacio SOMA y muy pronto la publicación de un documental del movimiento punk en la Ciudad de México.

Toledo y Lakra, este par de artistas llevan en la sangre la herencia oaxaqueña, sus colores y estilo de vida que se ve reflejado en sus obras, de Toledo no hace falta resaltar su trabajo mientras que de el conocido y apodado ‘doctor’ gracias a su inmersión temprana e incluso pionera en México en el mundo del tatuaje, podríamos decir que es multifacética y mantiene en la imagen ya creada y modificada su modus operandi.

¡Impulsemos el arte creativo mexicano!