TANIQUETIL (palabra cuyo significado es ‘paso de luz’) fue un interesante proyecto de moda realizado en la colonia Condesa, donde se rompieron los procesos ordinarios de exhibir colecciones de ropa y se creó un espacio alternativo donde exhibió la visión e inspiración de 3 destacados diseñadores mexicanos.

En esta plataforma se apreciaron las colecciones en pasarela de Tatiana Rodríguez de la marca Diosa Mar; Talulah Rodríguez de la firma WAVEY y, lo nuevo del diseñador Paulo Succar.

La celebración que enalteció la producción de moda nacional, comenzó con la marca de trajes de baño de la diseñadora Tatiana Rodríguez, quien ha inspirado sus diseños en enaltecer las curvas femeninas a través de la marca Diosa Mar.

Para la diseñadora la palabra Hecho en México es su sello más importante, en cada proceso de sus piezas, su misión más importante consiste en contar con manufactura en el país.

Como segundo acto, la diseñadora, Talulah Rodríguez, presentó la colección de marca WAVEY. Conocida como una marca de vanguardia inspirada en el movimiento de Street talent que comenzó en Los Angeles, California, apoyado por personajes como Sofía de Mónaco.

Su propuesta hace llegar este movimiento por primera vez en México, para dar la fuerza y confianza a diseñadores que comparten sus raíces y que luchan por alcanzar sus sueños.

Para cerrar con broche de oro, el diseñador Paulo Succar, conocido internacionalmente por su creación de colecciones para hombre, integró por primera vez una línea enfocada para mujeres con estampados y colores llamativos que lo destacan dentro del mundo de la moda.

Los bocetos de Succar que comenzaron como un sueño, se convirtieron en su propuesta para esta temporada, mostrando autenticidad y sofisticación.

Estos tres diseñadores han sido reconocidos internacionalmente y continúan enalteciendo a México a nivel global.

Lo que nos gustó: Que por fin un evento de moda en CDMX dejó atrás formatos ordinarios -y tediosos- para demostrar que la moda puede ser divertida. Además, entre los descansos entre presentaciones vivimos un ambiente de máxima creatividad, pues se llevaron a cabo varios performances, nos tomamos un drink y pudimos platicar on los diseñadores acerca de sus colecciones. Una organización bien ejecutada, una decoración pensada y delicada.

Lo que no nos gustó: Que durara tan poco tiempo ¡Queremos más ediciones de TANIQUETIL!