En un cementerio de Sapporo, Japón, hay una estatua de Buda a gran escala que fue construida hace 15 años, y ahora ha sido intervenida por el arquitecto, Tadao Ando.

tadao-ando-the-hill-of-the-buddha-sapporo-japan-designboom-02 tadao-ando-the-hill-of-the-buddha-sapporo-japan-designboom-00 tadao-ando-the-hill-of-the-buddha-sapporo-japan-designboom-04 tadao-ando-the-hill-of-the-buddha-sapporo-japan-designboom-1800-1024x370

La escultura de 13.5 metros ha sido rodeada con más de 150 mil plantas de lavanda acomodadas en forma circular, lo que deja ver desde lo lejos sólo la cabeza de la estatua. Pero este ocultamiento tiene un fin: obligar a los visitantes a recorrer un túnel de 40 metros de longitud y pasar por una barrera de agua para poder apreciar por completo a Buda.

La vista que los turistas pueden observar al estar frente a la estatua después de dicho recorrido es majestuosa, ya que el círculo de la estructura que la rodea permite que el cielo sea parte de la exhibición, aportándole una especie de aureola al dios hindú. En verano el cementerio se muestra verde, mientras que en invierno se cubre por un manto de nieve.

¿En qué época preferirías verlo?