El anhelado trofeo del Mundial de fútbol de Rusia 2018 que recibió Francia, está hecho de oro sólido de 18 quilates con base de malaquita, mide 36 centímetros y pesa 6.175 kilos. Es un auténtico tesoro que merece el mejor resguardo sin perder el estilo; Por esa razón, Louis Vuitton diseñó un baúl de viaje para el trofeo más deseado.

cdn.expansion-3

Una asombrosa coincidencia es que este baúl diseñado por la firma francesa fue realizado bajo encargo de la FIFA antes del inicio de la celebración mundialista y ahora regresa a Francia en alto, con la Copa del Mundo en su interior.

natalia_502.jpeg_north_499x_white

                                                                                                                                                         Natalia Vodianova y Philipp Lahm

El baúl está hecho a mano por los mejores artesanos en el taller de Asnieres. Para este baúl único, Louis Vuitton eligió usar el Monograma Titanio, un material ligero pero resistente, grabado con tecnología láser. En honor al país anfitrión del mundial, el candado y los broches se realizaron en rutenio, un metal resistente de color gris.

1526956136_1-org

Pero, este artículo no fue la única colaboración de la marca de lujo favorita de la FIFA, la firma francesa también diseñó el FIFA World Cup Official Match Ball Collection Trunk. Un baúl especial para guardar los balones oficiales de los mundiales pasados. Un must para los coleccionistas.

960x0

No es la primera vez que colaboran la artesanía de LV y la pasión por el balompié, para el mundial de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, los baúles de viaje también fueron un objeto de deseo para resguardar el símbolo de la victoria con el emblemático lujo de la firma originaria del país que por segunda ocasión se corona campeón del mundo.