La cultura wixárika conocida también como huichol, tienen entre sus distintivos un amuleto muy conocido con forma de rombos multicolor, los tzicuri, conocidos como “ojo de dios” son un  símbolo de poder y protección.

Este muleto es usado por los padres de los recién nacidos en una ceremonia conocida como la fiesta del tambor, esto para brindarle al niño bendiciones y protección al menos por los primeros cinco años. Según la leyenda, uno de los dioses que formo al mundo, vio a través de un Ojo de Dios todo lo que estaba dentro de la tierra y por encima de ella.

Esta es una de las artesanías más conocidas y populares en México, pero más allá de ello la variedad de colores utilizados en sus tejidos, se asocian a ciertas creencias, son piezas sagradas de una cultura que conjuga la cosmogonía del universo, de la mano con elementos sagrados y creencias politeístas.

En conclusión, estos artefactos pueden ser tanto decorativos por su belleza, así como amuletos ligados a un mundo espiritual, sin duda un elemento que representa a una cultura tan rica y enigmática como la huichol que no puede faltar en tu hogar.