El 8 de febrero de 1956 Pablo Picasso dio la bienvenida a David Douglas Duncan a su estudio La Californie, aquí una historia muy íntima comenzaría a visualizarse a través del ojo experto de este fotorreportero de la revista Life.

Y 61 años después el Palacio de Bellas Artes alberga el resultado de este encuentro junto con más de 100 obras de 1905 a 1960 y 150 fotografías de Duncan. En las salas se exponen pinturas, esculturas, cerámicas, dibujos, litografías, lienzos y grabados que el artista realizó durante esta época, misma de la que fue testigo este maestro de la lente.

En realidad, Duncan tomó 25 mil fotografías que muestran evidencia de uno de los dos periodos períodos con mayor creatividad del también pintor y escultor español, por lo que hoy esta exposición “busca recrear el mundo privado” de Picasso al sur de Francia de 1956 a 1973.

“El objetivo es mostrar a Pablo Picasso trabajando a través de las fotografías de David Douglas Duncan. De esta manera, el público será capaz de seguir el proceso creativo del artista, paso por paso, y finalmente contemplar el resultado final en sus obras. La exposición presenta un diálogo entre fotografías y obras originales, y forma una visión única del artista creando”, explica el recinto cultural en su sitio web.

No importa si se es un experto o un aprendiz, la exhibición invita a todo espectador a conocer de cerca la historia de estos dos iconos del arte del siglo XX.

  • Dónde: Palacio de Bellas Artes. Juárez s/n, Centro Histórico
  • Cuándo: a partir del 14 de junio de 2017
  • Horario: Martes a domingo, de 10:00 a 18:00 horas
  • Costo: $60 pesos entrada general