En las bebidas espirituosas, las barricas además de almacenar aportan elementos en el sabor de las bebidas que resguardan, este método fue usado no con una sino con cuatro barricas diferentes para crear el balance perfecto del nuevo producto de la familia Loco Tequila.

Se trata de Loco Ámbar, un tequila que  reposa de seis a ocho meses en cada barrica una de ellas que maduró whisky irlandés y cerveza stout, lo que aporta interesantes y exóticas notas de miel, malta, granos tostados y cereales; la que añejó Oporto, le otorga delicadas notas a frutos secos.

La de Jerez Pedro Ximénez, le brinda finas notas florales y herbales, mientras que la barrica de roble blanco francés, exquisitas y elegantes notas.

Este lanzamiento fue en la CDMX de una privada y elegante cena en la capilla Gótica del Instituto Cultural Helénico, con un maridaje a cargo del chef Daniel Ovadia que presento un menú de cuatro tiempos compuesto por Dumplings de birria de res, Quesadillas Oaxaca de pollo y mole negro cubiertas de azúcar, Pechuga de pato en mole carretero con puré de camote y guayaba, y de postre Fondant frio de zapote negro y vainilla de Papantla.

El nuevo tequila tiene un carácter artesanal marcado y su color ámbar refleja una expresión de calidad inigualable, su producción es muy limitada que recomendamos mucho dejarse atrapar por el sabor de este nuevo producto de la familia Loco.