La vida de Norma Jeane Baker, mejor conocida como Marilyn Monroe, siempre estuvo llena de enigmas, escándalos y por supuesto muchos amoríos, uno de ellos con el entonces joven guionista y director de cine Jose Bolaños, una historia digna de un guión telenovelesco que a la fecha aún tiene muchas incógnitas pero refleja el amor que la californiana tenía por este país.

Quien fuera el director de la película ‘La Soldadera’ se fue de este mundo en 1992 con los detalles de su relación con la actriz californiana, sin embargo, se sabe que se conocieron en una noche de febrero del año 1962 , mismo año en el que Monroe se quitó supuestamente la vida, pero una de las últimas llamadas que hizo la diva fue precisamente a Bolaños.

Aquella noche llena de los excesos conocidos en el medio, se convirtieron en al menos cuatro semanas de fiebre, alcohol, drogas, sexo y parrandas entre estos dos, que culminaron en la ultima presentación en público de la diva norteamericana en los Golden Globes de aquel año en los que se le vio un tanto deteriorada por los excesos ya mencionados.

De la mano de esta relación exprés Monroe tuvo muchas anécdotas en México con visitas a lugares populares como Teotihuacán y Chiconcuac dónde compró un suéter tejido  que años más tarde se subastara por 160 mil dólares.

Se tomó unos drinks en una cantina del centro con el Indio Fernández, y además, estuvo en el set del Ángel Exterminador de la mítica película del director Luis Buñuel, a quien conoció en ese lugar y con quien pudo haber trabajado sino hubiera perdido la vida.

Anécdotas dignas de una de las estrellas del cine más grandes de todos los tiempos de quién se sabe pronto tendremos una nueva película respaldada por Netflix llamada Blondie, lo único que se sabe hasta la fecha es que se estrena este 2021 y que su protagonista será Ana de Armas interpretando a la “Diosa Rubia”.