Texto de Emilio Farfan
Tiempo de renovarse y reinventarse siempre ha habido y más ahora en el medio restaurantero, que con mucha resiliencia ha sorteado los embates de una inesperada y prolongada pandemia de salud global. Hasta algunos clásicos de toda la vida, se han replanteado qué hacer para actualizarse y seguir vigentes, sin perder ese aire de tradición y abolengo que caracteriza a sus establecimientos.

Tal es el caso del grupo Bellinhausen, sinónimo de tradición gastronómica que durante más de un siglo ha ido creciendo, transformándose y fincando como un sólido núcleo restaurantero dedicado a satisfacer paladares a través ya de más de un siglo.

Inventores del eterno filete Chemita, del Pato Bell y pioneros por primera vez en la historia al llevar a la mesa de Diego Rivera los famosos escamoles y gusanos de maguey, en un restaurante como fue el Prendes del Centro Histórico.

Muchas anécdotas, personajes y platillos han sido parte de su permanencia en el gusto del comensal mexicano y los visitantes que han pasado por sus diversos establecimientos elogiando su cocina, productos y óptimo servicio.

Las nuevas tendencias y gustos han sido determinantes para introducir innovación y platillos que satisfacen tanto a los clientes de siempre, como a la nueva generación de comensales que los visita.

Dos nuevos proyectos han surgido para cumplir este cometido y te recomendamos que no te quedes con las ganas de ir a explorar sus cartas de especialidades bastante actuales y unos cocteles con los destilados mexicanos de rigor que están de antología.

Puerto Prendes

Es nuestra primera propuesta, allí te vas a deleitar con sus frescas creaciones con productos de mar principalmente, aunque también los de carne están para echarles muy buen diente. Ubicado en una casona de la colonia Roma con techos altísimos y ventilación por todas partes, el lugar es de lo más trendy y cuenta con un excelente playlist para ambientar, mientras disfrutas un auténtico banquete con recetas para compartir de mariscos y pescados de todas partes de México.

Te sugerimos los tacos y tostadas de marlín ahumado, de camarones Rosarito, de pulpo en escabeche y de chicharrón de pulpo; el tiradito de róbalo y res; carpaccio de atún, los clásicos cocteles de camarones y campechano; rasurado de callo de hacha y abulón en ceniza de habanero, sólo para empezar a carburar.

Si quieres algo muy refrescante te recomendamos alguno de los cocteles insignia de la casa con tequilas y mezcales Premium de los cuales el restaurante cuenta con una variedad de colección.

Asimismo, imperdibles son la alcachofa Prendes, el salpicón de pescado Rodrigo, las croquetas de jamón serrano, el chamorro Bellinghausen y los escamoles.

Los platillos a las brasas también son un must en Puerto Prendes, empezando por el pescado zarandeado, a la talla o al pastor, así como la pesca del día al limón y romero, sin duda uno de nuestros favoritos; el pulpo braseado; el Chemita y el Rib Eye Prime.

No está demás una miradita a los platos fuertes como las enmoladas de pato, el atún a los dos ajonjolíes, o en costra de tres chiles; la cecina, las puntras en salsa macha y el French Dip. Los postres son golosos como se debe y para acompañarlos nada mejor que un carajillo Prendes, pero con Orochata, en vez del tradicional licor 43.

Durango 175, Roma Norte, CDMX
55 8848 1668
55 5280 4309

Bellinghausen Mundet

Desde su apertura fue recibida con gran aceptación una sucursal más del clásico de clásicos Bellighausen, que desde la Zona Rosa extendió sus alas para compartir su legado culinario nada menos que al interior de las instalaciones del Club Mundet, otro clásico per sé.

El sitio más solicitado hoy día desde luego, es su amplia terraza llena de luz y ventilación al fresco, rodeada de plantas y un inmenso jardín que te relaja y te hace sentir cómodo para disfrutar a tus anchas del clima en un ambiente casual y desenfadado como debe ser en un club deportivo y social.

Aunque su carta es prácticamente una réplica de la original de la casa matriz, en la edición más casual de Bellinghausen, destacan algunas recetas nuevas como la chistorra con guacamole una delicia para taquear; la torre Spicy Tuna con atún, mango y aguacate; los rollos de atún fresco, la alcachofa a las
brasas, las tostadas de pulpo en escabeche, así como las carnitas de ternera.

No dejes de probar los Chemitas de res y de atún, así como las tortitas de camarón en salsa verde, los calamares a la romana, el pulpo a la griega o en dos tintas; el filete Riscal, la brocheta de higaditos de pollo y el rasurado de pulpo y camarón, que están sensacionales. Acompáñalos con la carta de
mixología de la casa, que está de campeonato.

Bellinghausen Mundet
Av. Ejército Nacional, 1125 (dentro del Club Mundet)
Col. Irrigación, CDMX
55 5395 7556