Francois Jaubert, un arquitecto francés que decide cambiar radicalmente su vida y lo hizo a través del surf; con materiales que encuentra en la basura, crea a mano tablas únicas y perfectas para la práctica de este deporte.

Captura de pantalla 2018-06-25 15.04.24

img_5_1474631002_df04e70a25f4b3d9ccdeb949b94fde11 img_6_1474631002_afba72ca9a1dff9b84897a04435cc8b0    Captura de pantalla 2018-06-25 15.03.56

“Salí de mi zona de confort, llevé algunas tablas de surf y algunas herramientas básicas y fui a los supertubes en Peniche durante 6 meses. El arte vino directamente hacia mí; conseguir cañones [los surfistas usan esta frase para describir la experiencia de estar rodeado de agua bajo una ola] en supertubes fue muy inspirador y comencé a dibujar visiones que sentía en el agua”.

La aventura de este francés y su ingenio, fueron la combinación perfecta para que surgiera el proyecto que propone una interesante materia prima para facilitar el acceso a las tablas de surf y contribuir al cuidado del medio ambiente. “En cuanto a la conformación, en Portugal no siempre fue fácil obtener materiales para dar forma a una tabla, así que comencé a observar lo que estaba a mi alrededor y a usarlo. el cartón está en todas partes y tiene algunas propiedades bastante enfermizas, en términos de rigidez y flotación “.

Jaubert, actualmente no ejerce su profesión, aunque su carrera arquitectónica es relevante, muestra de ello es la doctrina minimalista y brutalista dirigida por Le Corbusier y Mies van der Rohe que dictan la apariencia de sus tablas de surf. Además, Jaubert filma casi todos los momentos de su vida y pronto revelará una película sobre el tema.

Una gran lección de cómo se puede encontrar una nueva pasión y contribuir a la preservación de nuestro entorno.