Texto de Emilio Farfan

Formamos parte de la apertura de Bovine, la nueva aventura culinaria emprendida por dos visionarios del lifestyle, el buen gusto y la sazón: el hotelero, Bruce James y el célebre chef australiano, Paul Bentley.

De la mano de un conjunto de propuestas de alto diseño traducido en un establecimiento que alberga la boutique de moda Hoja Santa, el showroom joyero Elisheva & Constance y Casa Armida, un espacio dedicado al interiorismo y el arte concebido por el diseñador Luis Fabián Flores, creador de todo el concepto, este lugar llegó para quedarse.

B I

A

C

Si planeas viajar a San Miguel de Allende no te puedes perder la experiencia que te ofrece Bovine, digna del gran apogeo culinario que está viviendo esa ciudad.  Se trata de un concepto metro-chic brasserie vanguardista y sofisticado, donde la carne y las verduras son la estafeta principal del lugar, reinterpretando el concepto steakhouse con las últimas técnicas y tendencias para crear sabores complejos y muy contemporáneos.

El segundo piso del inmueble, está lleno de detalles de diseño high-end, materiales sofisticados, iluminación difusa, maderas finas que confluyen en una espectacular barra donde los cocteles de autor tienen un inmejorable escenario para abrir boca.

Paul Bentley te recibirá con un menú que él mismo califica como simple, sincero y honesto, donde la carne es la protagonista, cuya maduración en seco es cuidada al máximo, y la charcutería raya en lo muy casero siempre ocupando producto local. Por otra parte el bar de mariscos te ofrecerá frescura e higiene máxima para mantener pescados, ostras y almejas que llegan a diario  vía aérea desde Ensenada, Baja California.

D  burrata beet salad

Para halagar el apetito el Steak Tartar es un must confitado con trufas y estragón alioli, o la costilla braseada y ahogada en reducción de vino tinto con cebolla, tocino, rábanos y zanahorias.

Otra delicia es la hamburguesa Bovine, en una mezcla entre brisket, rib eye, aguja y costilla braseada y sazonada con ralladura de limón.

Si te gusta el cordero, te recomendamos pedir el costillar aderezado con miso, berenjena y gremolata, o bien el lechón envuelto en lavanda, miel y sal en jugo de carne ahumada.

En pescados y aves, puedes elegir entre el pescado entero con ensalada Fennel y vinagreta de limón; el pulpo a la parrilla con gremolata y papas, o el tartar de atún con ponzu, linaza, echalote y yuzokosho.

El pollo asado a la leña con mermelada de limón, salsa verde y sorgo, será de lo mejor que hayas probado. Para acompañar, nada como unos puerros asados con suero de mantequilla ahumada, yema curada y aceite de cebollín.

En postres, los strudel y los Paris Brest con crema de avellana y helado de praliné son favoritos; así como el pie de limón con requesón y el Frangipane con crema de almendra, fruta de temporada y azúcar glasé.

G H FJ

Atrévete a vivir esta experiencia como todo un sibarita; eso sí, te recomendamos llegar con apetito para probar todo.