En diciembre del año pasado Benjamin Von Wong hizo nadar a una sirena sobre 10 mil botellas de plástico para crear mayor conciencia sobre el cuidado del ambiente y, hoy lo vuelve a hacer con su serie fotográfica “Mad Max meets Trump’s America”.

“Cuando planeamos esta sesión de fotos hace casi nueve meses atrás, nunca se pensó que fuera política. Sin embargo, con el reciente compromiso del presidente Trump de devolver el carbón, mi fantástico concepto comenzó a sentirse mucho más real”, escribe en su sitio web al lado de fotografías con soldados post-apocalípticos intercambiando, usando y controlando oxígeno bajo una máquina de minería de carbón.

Cuando se topó en la red con una página que estaba embotellando oxígeno de las montañas rocosas y vendiéndolo a ciudades contaminadas en China notó cierta sátira en el contexto. Después de investigar más sobre el tema comenzó el rodaje de este proyecto en Ferropolis o la Ciudad de Hierro en Alemania, donde una antigua mina fue convertida en museo y espacio para eventos en 1995.

A la propuesta se sumaron voluntarios de todo el país, entre ellos ocho modelos con sus propios trajes post-apocalípticos y accesorios y más de una docena de personas con iluminación y ropa de uso personal. Las empresas de fotografía como Phase One, Broncolor y Three Legged Thing también proporcionaron algunos equipos de cámaras especializados.

El resultado de varias horas de trabajo fue la toma de una familia de “refugiados de oxígeno” y unas cuantas escenas más con adornos hechos de basura reciclada a cargo del grupo Wasteland Warriors.

“Llegar a la decisión de usar bombas de humo para un proyecto ambiental no fue fácil. La hipocresía de añadir contaminación al planeta sólo para hacer un énfasis es algo con lo que he luchado, pero por experiencia, sé que la gente responde mejor a las imágenes que están ancladas en la realidad, especialmente cuando están tratando de hacer una declaración sobre la realidad. Por lo tanto, lo mejor que pude hacer para contrarrestar la contaminación que puse en el aire fue pagar un impuesto sobre el carbono para eliminar 50 toneladas de CO2 del planeta”, concluye.

En 2016 el fotógrafo con sede en Montreal creó la serie de fotos “Mermaids Hate Plastic” al leer que un estadounidense promedio utiliza 167 botellas de plástico al año y casi 10 mil en 60 años. Von Wong espera que las fotografías comiencen una conversación sobre cómo las botellas de plástico contaminan nuestro planeta, y alentar a la gente a evitar la compra de plástico desechable.

vonwong_plasticmermaid-4_plastic_drain

Ve todos sus proyectos en su página oficial o síguelo en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube. Te compartimos parte de su obra.