Ubicado en el corazón maya del sur de México, Tulum resguarda un nuevo espacio de inspiración ecológica nombrado “AZULIK uh may“, concebido como un lugar multifacético y flexible que abarca el espacio de arte, un laboratorio de moda y diseño, una escuela de artes y oficios, un estudio de grabación , y residencias para talentos creativos.

La construcción se acopla perfecto con naturaleza que refleja una total armonía con una serie de estructuras antropomorfas conectadas a través de puentes flotantes y caminos serpenteantes.

La luz entra de forma natural a través de una cúpula de 16 metros de altura coronada por la “flor de la vida”, una forma geométrica compuesta por círculos superpuestos dispuestos en forma de flor. Mientras tanto, su base se despliega de acuerdo con las proporciones de la secuencia de Fibonacci.

Su fundador, el empresario Eduardo Neira, mejor conocido como ‘Roth’, comparte que la visión de este proyecto trata de ‘favorecer el encuentro de los mejores espíritus de nuestro tiempo, comprometidos a explorar nuevas formas de reconectarse como individuos y como comunidad, unidos por el deseo compartido de aprender de las tribus nativas para vivir en armonía con el medio ambiente. Y para ayudarles a navegar los desafíos de la vida contemporánea bajo los auspicios del arte en una gran variedad de manifestaciones’.

Este espacio encantado ha abierto sus puertas en el paraíso caribeño de Tulum, en medio de la jungla y en 2019, busca expandir sus proyectos para incluir un museo de arte compuesto por pabellones con instalaciones específicas para el sitio, un centro de investigación de reciclaje y sostenibilidad, y un centro de nuevas tecnologías.

Un espacio para los apasionados de la naturaleza, el arte y las tradiciones mayas.