En manos del CEO y Fundador de Luxurylab Global, Abelardo Marcondes, la arquitecta y académica mexicana Tatiana Bilbao recibió el Luxurylab Award 2019 en reconocimiento a su trabajo que ha aportado a las nuevas propuestas arquitectónicas para la creación de nuevos espacios que respetan el nuevo ambiente y aportan valor a la sociedad.

En palabras de Abelardo Marcondes al entregar el galardón, “Tatiana representa los tres valores que compartimos en Luxurylab: la sustentabilidad, el nuevo modelo de retail y la responsabilidad social”.

Por su parte, la arquitecta que ha realizado proyectos en China, Francia, ​ Estados Unidos, México, Guatemala, entre otros, agradeció a Luxurylab por aportar a la reflexión y compartir proyectos sustentables. En sus palabras, compartió su misión: “Me gustaría pensar que la naturaleza podría volverse el nuevo lujo“.

Asimismo, marcando la diferencia, subrayó su visión que caracteriza su legado: “La arquitectura debe poder generar una expresión honesta con materiales claros y directos para que la gente pueda entenderlo y relacionarse“.

A continuación, te compartimos la entrevista que le realizamos:

¿Qué experiencia te deja Luxurylab y obtener el premio?

Estoy muy contenta. Honestamente no estoy acostumbrada a recibir este tipo de premios porque mi visión arquitectónica es opuesta a la definición de lujo; sin embargo, me emociona ver mi profesión desde diferentes perspectivas.

¿Cómo defines tu estilo arquitectónico?

Lo defino como humano. El espacio construido, está adaptado a las necesidades de la gente y tiene influencia en lo que hace el ser humano, pero no necesariamente es sinónimo de arquitectura. Estamos hablando que la arquitectura tiene una influencia del 2% del espacio construido y pienso que eso debe cambiar.

¿Qué importancia tiene la sustentabilidad en tus proyectos?

Yo los concibo como lo mismo. No visualizo un solo proyecto mío que no sea amigable con el entorno, hay que tomar en cuenta que puedes hacer un proyecto innovador y sustentable pero no sirve de nada si no generamos conciencia en la sociedad. No debería ser un calificativo ser sustentable en un proyecto. Debería ser una obligación.

¿Cuándo te diste cuenta que tu pasión es la arquitectura?

Mi padre me dijo que lo traía en la sangre, pero me negué varios años. Pasé por Diseño Industrial, pero toda mi familia se dedica a la arquitectura y en algún momento me llegaron las ganas de querer hacer algo distinto. Pero al final, decidí ejercerla y hacer un cambio.

¿Qué arquitectos admiras?

Sin duda a Lina Bo Bardi, por ser la primera mujer a hacer cosas distintas, es un gran referente en mi vida. La cultura Maya, es una civilización que me enamora por las construcciones tan avanzadas que tenían para su época  y el periodo románico en la época medieval. por su parecido a nuestra sociedad.

¿Qué consejo le das a las nuevas generaciones?

‘Nunca dejes tu pasión’ creo que el que quiere puede. Pero querer cuesta.

Actualmente, Tatiana está en un proyecto en conjunto con el Centro de Investigación en el Mar de Cortés que se ha convertido en su favorito.