Como arquitecto y artista mundo del arte contemporáneo, Armando ha expuesto en más de 40 exposiciones colectivas en E.U.A., Francia,  Austria, República Checa, Hong Kong, Australia, Italia, España  y México.

Siempre fiel al óleo y compaginando varios proyectos o series en conjunto, pasa horas (días o meses) en su estudio, buscando expresar correctamente su visión contemporánea. Para él, vivir en confinamiento no es para los que se dedican al arte una opción, es una obligación.

A él le gusta tomar insuales lienzos platos de porcelana, latas, cajas que interviene con instrumentos como el látex, cuero, animales disecados, para generar un nuevo discurso entre su obra y el espectador. Ha intervenido obras con marcas como: Cartier, Bvlgari, Tiffany, Louis Vuitton y Lanvin, por mencionar algunas.

Observar sus piezas obliga al espectador a perder el sentido del tiempo, no existe ni hay rastro si es una obra reciente o lleva años inmersa en el mundo de obras abstractas. Le gusta perderse entre el pasado y el presente. Crear piezas nostálgicas que nos llevan a lo antiguo pero nos remarcan el mundo actual.

Sus piezas manifiestan nostalgia y delicadeza, conformadas a través de personajes, situaciones, atmósferas y objetos que constituyen un relato muy semejante a un cuento con moraleja. Las obras muestran una personalidad propia en un mundo onírico y sofisticado.

Radicado en CDMX pero moviendo su obra por el mundo, ha canalizado por medio del trabajo, la incertidumbre de esta interminable cuarentena,, le ha dado el tiempo perfecto para crear material y canalizar este momento a solas para generar más proyectos.

A continuación,, nuestra entrevista:

Explícanos la relación que existe en tu serie ‘Consumo Deshecho y Arte’.

Aunque pareciera que estas palabras no tienen una relación la una con la otra, la tienen. Es una serie dividida en paisajes de pintura barroca italiana pero reproducida en recipientes de líquidos desechados y empaques de comida desechable. El paisaje hace una critica directa a la contaminación global que termina tirada precisamente en estos lugares.

Todo es rápido y efímero y es un también un cuestionamiento acerca de que hoy por hoy, el mundo del arte contemporáneo está sostenido en basura. Vivimos inmersos en tendencias absurdas y solemos dejarnos llevar por los estándares de la moda.

¿Qué opinas de la metodología de las ferias de arte para exhibir el talento?

Estas plataformas sin duda ayudar a impulsar el arte en muchos sentidos, pero también creo que hay un conflicto de intereses entre el galerista, los organizadores y el artista. Es inevitable encontrar todo tipo de obras, tanto valiosas como sin sentido, pero el público es el que al final, decide qué consumir.

¿Cómo comenzó tu amor por la pintura?

Mi técnica y amor por la pintura la heredé de mi abuela. Posteriormente, tomé cursos a lo largo de los años hasta que fui perfeccionando mi estilo. Después decidí estudiar arquitectura porque también me apasiona; por un tiempo compaginé ambas profesiones pero en 1995, decidí dedicarme de lleno como artista plástico.

¿Qué crees que le falta a México para impulsar a los artistas?

Creo que a nivel global, tenemos este inevitable complejo de etiquetar a la gente. Tenemos como país una gran historia artística desde la época prehispánica, pero quizá es más fácil voltear a ver a alguien que tiene renombre o es extranjero que llega con una referencia y es más valorado, lo que hace que se rechacen otras piezas interesantes. Nos hace falta ser más imparciales en el arte y ser abiertos a lo nuevo, porque sin duda, existe mucho talento.

Es en un sentido un juego macabro, por el simple hecho de ser muy subjetivo, el arte no tiene concepto de lo bueno y malo, no hay quién decida su valor. Como punto de vista del creador y del espectador, hay que estar abiertos al discurso de la obra y conectar con ella sin prejuicios detrás.

¿Cómo defines tu técnica?

Depende mucho de la serie, he creado óleo sobre tela, óleo sobre plástico, porcelanas intervenidas con piezas antiguas. Me gusta trabajar hasta tres series a la vez, me funciona muy bien en el sentido técnico. Mis piezas están conectadas en el sentido intelectual; tengo procesos muy largos, invariablemente veo nuevas posibilidades y terminan siendo otra cosa que lo que en un principio se planeó.

Cuéntanos acerca de tu proceso creativo​

Proyecto las ideas en palabras, investigo muchísimo, empiezo a complementar esta información con referencias históricas, mi inspiración viene del cine, la literatura, el teatro, la música; por ejemplo, la mayoría de mis series tienen el nombre de un título de un libro que me haya gustado. Puede pasar un año o dos y sigo trabajando en el proyecto. Después que siento que maduró y que el público está listo para entenderlo, es cuando lo saco a la luz.

¿Cómo nace la serie con marcas de lujo Los Reinos de la Naturaleza & del Hombre?

Las cajas intervenidas con marcas de lujo nacen de una fijación personal en el pasado por la moda y las marcas de lujo, así que guardé las cajas de los artículos que compraba y las intervine con animales disecados me hicieron formar parte de la Bienal FEMSA, también de ir a Hong Kong y Australia a exhibirlas las cuales causaron impacto.

Puedo trabajar una caja de una hamburguesa de Burger King y pintar un bodegón de pintura clásica, la cual me hizo llegar a la Bienal Tamayo. Hay que romper paradigmas y tomar el riesgo de innovar.

¿Qué le dirías a las nuevos talentos emergentes?

Ser honestos con ellos mismos. Congruentes con lo que quieren y darlo todo. Comprometerse a invertir bien el tiempo. Hay que involucrarse de lleno y tener paciencia. Estamos actualmente acostumbrados a la  gratificación inmediata y en esta carrera eso no pasa. Puede llevarte toda una vida terminar una obra.

¿Consideras que la tecnología está a favor o en contra del arte?

Es una gran herramienta, pero no debería de convertirse en la herramienta que lo hace todo, las nuevas generaciones, buscan crear con herramientas actuales y se olvidan de la belleza de las otras técnicas antiguas. Que no se vayan por lo más fácil y generen un buen discurso.

Actualmente, ¿en qué proyecto estás?

Tengo en proceso varias series nuevas, llevo un año trabajando en unas piezas. Acerca del mundo exterior no tengo nada concreto, pensaba viajar a diversos eventos públicos en París y Chile, a una feria a exhibir parte de mi obra nueva, he tenido también pláticas con Archivo Colectivo para hacer una curaduría para una exposición, pero por la contingencia, todo está pospuesto.

Síguele la pista aquí.