La cadena de hoteles reabre sus puertas los cuales cuentan con todas las medidas de seguridad y salubridad para brindarte una estancia muy especial y que te sientas cuidado y apapachado durante toda el verano.
En medio de  la naturaleza este destino cuenta  con una esencia propia y magia única. Ademas de ofrecer buena comida, fiesta, deporte, relajación y mucho más puedes encontrar actividades como: windsurf, kayak, wake, stand up paddle, ski, deportes de montaña, excursiones, spa y wellness.
Ubicado en el espectacular pueblo mágico Valle de Bravo, se encuentra Hotel Rodavento, con 36 hermosas suites enclavadas en quince hectáreas de bosque y un lago propio. Este lugar se aparta de lo cotidiano y decide ofrecer un concepto innovador de hospitalidad brindando experiencias únicas de hospedaje, gastronomía, actividades de aventura al aire libre y un ahora, recientemente remodelado, un spa de clase mundial.
La arquitectura corre a cargo de los Arquitectos Federico Gomez Crespo y José Antonio Gaxiola en colaboración con Waldemar Franco, es la más innovadora de todos los hoteles en Valle de Bravo ya que combina lo acogedor de una cabaña en el bosque, con las comodidades y la personalización de un hotel boutique.
Todas las habitaciones te permiten estar en contacto directo con la naturaleza. Hotel Rodavento cuenta con actividades llenas de adrenalina y diversión, ofreciendo a los huéspedes una estancia llena de aventura. Tirolesa, rappel, pesca, stand up paddle, rutas de bici, pared de escalar, y cabalgata, son tan solo algunas de las opciones que puedes disfrutar.
El campo de tiro con arco, cuenta con certificación u medidas oficiales para realizar torneos incluso a nivel mundial u es el único campo en México autorizado para certificar arqueros. El restaurante combina ingredientes locales con las extraordinarias recetas del nuestro chef.
Desde su particular oferta de room service, su propuesta de pic-nic en el deck inmerso en el bosque, las parrilladas, sus espectaculares platillos al horno de leña, sus banquetes y por supuesto la inigualable vista al lago y bosque propios que generan el ambiente perfecto para cualquier compañía. Cuenta con actividades gastronómicas para los niños, como hacer su propia pizza, cocinar galletas, pan de muerto y repostería de temporada, logra que los más pequeños disfruten su cena mientras sus papás disfrutan aún más.