Nos guste o no, hay que estar en casa y con millones de nosotros trabajando desde nuestro espacio en este momento, estamos haciendo todo lo posible para mantenernos motivados, controlar nuestra ansiedad inducida por el Coronavirus y garantizar que nuestros espacios sean santuarios limpios e inspiradores.

Es un hecho que estar en cuatro paredes limita nuestro panorama y nos hace cuestionarnos qué tanto soportamos las adversidades. La humilde planta de interior está haciendo su mayor regreso desde la década de los 70 en este momento, gracias a su capacidad para ayudar a sentirnos tranquilos, mejorar la calidad del aire y reducir la presión arterial. (Sí, de verdad). No hay mejor momento para considerar traer el exterior al interior y convertirse en una madre o padre de plantitas.

Quizá estás pensando: está muy bien agregar un helecho a tu mesita de noche o una planta de maceta en la ventana … pero ¿cómo mantenerlas vivas? Si no se te da cuidar plantas de interior (no entres en pánico, no estás solo), vale la pena invertir en una planta de interior que no requiera mucho mantenimiento.

Descubre 3 fáciles de cuidar.

ARECA: PON UNA PALMERA EN TU VIDA

Se dice que esta planta tropical proviene de Madagascar, pero también es habitual encontrarla en países como Malasia. Forma parte de las mejores plantas de interior para purificar el aire, ya que filtra el formaldehído, el xileno y el amoníaco.

LAVANDA: EL AROMA DE LA CALMA

Uno de los remedios naturales más habituales para paliar el insomnio, acabar con los dolores de cabeza y eliminar el estrés de nuestras vidas, es utilizar el perfume de la lavanda. Ya sea al natural, en incienso, en aceite, o en bolsitas de hojas secas repartidas por armarios y cajones, el aroma de esta planta tiene propiedades asombrosas que nos ayudarán a estabilizar la mente durante esta complicada época.

CACTUS Y SUCULENTAS: MINI TESOROS

Capaces de animar hasta el más soso y aburrido de los escritorios, los cactus y las suculentas son, probablemente, la forma más sencilla y asequible de generar el ambiente de trabajo que necesitas en casa.

Otro de los grandes beneficios de las plantas es el aumento de la creatividad. ¿A qué se debe? Parece que el hecho de rodearnos de elementos naturales evoca en nuestro cerebro una sensación de felicidad similar a cuando nos encontramos en medio del campo. Por otro lado, el color verde es uno de los más relajantes, y eso significa que nuestra imaginación puede fluir con mayor facilidad.