Texto por Ángeles Wolder

¿Sabes que cada día tenemos la oportunidad de poder poner nuestro granito de arena para que todo vaya mejor? Pero para eso, cuando se trata de una relación, o sea, cuando hay dos personas o más, o cuando se trata de un grupo, tenemos que tener la posibilidad de decir, voy a empatizar con el grupo.

¿Qué significa empatía?

Empatizar significa colocarme por dentro de la piel del otro para sentir lo mismo que le está pasando y poder comprender por qué ha actuado de una determinada manera. Por esa razón, cada día tenemos una grandísima oportunidad, porque constantemente se nos presentan situaciones en contacto con otras personas que opinan de una forma diferente.

Para poder practicar, se requiere de algunas puestas a favor de parte nuestra, como por ejemplo, conocernos, saber qué es lo que esta ocurriendo en nuestro interior, saber como sentimos, no solo como pensamos, sino aterrizarlo, bajarlo. Qué esta ocurriendo en nosotros también cuando el otro hace tal o cual cosa.

Darnos cuenta de que nuestro mapa mental es tan solo eso, nuestra manera de mirar la vida, pero que hay muchas otras posibilidades, que hay otras formas y que tantas personas hay en el mundo, tantas maneras de mirar la vida puede haber. Que cada uno de nosotros nos hemos construido a partir de conflictos, y que eso es lo que estamos haciendo en este camino, en esta existencia que es limpiarnos y vaciarnos de conflictos para poder tener una vida mucho más libre. 

Por lo tanto, para tener empatía, primero tenemos que conocernos para tener un marco de referencia y poder saber qué es lo que está sintiendo la otra persona. Luego de preguntarse si la esa parte mía la voy a dejar de lado, ¿para qué?, para poder mirar qué es lo que le está ocurriendo al otro.  A partir de aquí se abre un mundo, en cada instante puedes llegar a ver qué está ocurriendo en el mundo, en la existencia de lo otro, en lugar de juzgar, criticar o acusar de mira es así o es asá o siempre haz esto o siempre haz lo otro.

Si quieres tener una vida donde te relaciones bien en el trabajo, con tus amigos, familia y pareja que sea sana para todos, que sea enriquecedora para todos, sal del juicio, sal de la crítica y sal de la única manera de mirarlo, y ahora piensa que esto es lo que hacemos en descodificación, piensa ¿cuál es el conflicto biológico que puede estar viviendo la otra persona?, ¿por qué ha reaccionado de esta manera?

Quizá porque se ha sentido no reconocida, porque se ha sentido no respetada, porque ha sentido que ha hecho un esfuerzo que no se ha tenido en cuenta, porque ha sentido que no sabe que lugar ocupa dentro del grupo. Todo esto son conflictos biológicos, por ejemplo:

-El sentirse no respetada o no tener un lugar, puede dar lugar a una lesión en el colon o hemorroides.

-El sentir que tu opinión no cuenta puede pasar por una zona que ya es cardíaca, la zona de las venas coronarias.

-El sentir que haces un gran esfuerzo y nadie lo valora, es todo nuestro sistema músculo esquelético en nuestra sangre.

-Si te sientes, por ejemplo, desplazada, esto te puede llevar a una sensación de enfado, de rabia, de ira, de manifestación de violencia en algún determinado momento porque está en relación con los conflictos de identidad del que soy yo aquí.

La otra cara del enfado es la tristeza. Cuando a alguien que está enfadado le preguntas, ¿y si hubiera una tristeza detrás de ese enfado, qué tristeza habría? Seguro se debe a que su corazón está roto. Cuando veas este tipo de situaciones dentro de ti, te recomiendo dejar los juicios y empatizar, verás como hay tanta forma de sanar internamente en nuestra humanidad.

Ángeles Wolder, directora del Instituto Ángeles Wolder y autora de los libros El arte de escuchar el cuerpo El reflejo de nuestras emociones, con gusto la coordinamos.