A través de una alianza estratégica con Fomento Cultural Banamex, el proyecto Grandes Maestros Artesanos ha logrado darle espacio a los artesanos de cerámica, textiles y maderas.

Conocimos de cerca la historia de Hilario Alejos Madrigal, a quien nunca se le ha visto crear una pieza mal hecha. La gran calidad de su factura ha sido constante desde que a sus diecisiete años, empezó a modelar y a moldear piezas de barro vidriado.

Don Hilario cuenta  que su madre, Elisa Madrigal, alfarera de oficio, fue la primera que empezó a hacer las famosas poncheras verdes vidriadas en forma de piña hacia la década de 1950, al poco tiempo de haberse mudado de Carapan, al norte de Michoacán. Ella elaboraba alfarería de carácter utilitario, pero la fuerte competencia que había en la localidad la obligó a diversificar sus piezas.

Doña Elisa integró al trabajo a su hijo Hilario desde que era un niño y le enseñó todas las técnicas que se emplean para crear estas bien conocidas piezas de ornato, incluido el pastillaje conocido como “pellizco”, así como las célebres muñecas tarascas.

Hilario obtiene el barro en bancos de arcilla locales, en colores café y blanco, los cuales necesariamente tiene que mezclar. En un principio las piezas eran de color verde, pero desde hace tiempo también las hay azules, marrones y amarillas.

Platicamos con él acerca de su visión como artesano, proyectos y su incursión a la venta de sus productos online que catapultarán sus productos al mercado internacional a través de la plataforma Back to the Roots.

¿Cuál es su expectativa de formar parte de la  plataforma Back To the Roots?

Tener mejores ventas, darle proyección a mi comunidad y colocar las piezas en la mira de más público de todas partes y con todo tipo de gustos.

¿Qué enseñanza le ha dejado su mamá?

Me dejó una gran responsabilidad de continuar con su tradición y con la idea de superarme e innovar, de crear artesanías no solo como sustento de vida, sino también por amor a la tradición.

¿Qué retos ha tenido que enfrentar en su carrera como alfarero?

Algunos pedidos que superan mis ideas y diseños pero los hemos logrado hacer con dedicación. El motivar a mis hijos para continuar con mi labor y que tengan el mismo compromiso de seguir con este legado artesanal.

¿Qué consejo le daría a  las futuras generaciones enfocadas en barro?

Continuar pero sobre todo mantener la calidad e innovar en diseños y materiales para sobresalir y se sigan distinguiendo sus piezas como únicas.

¿Qué busca transmitir con sus piezas?

La tradición de las artesanías de mi región y demostrar la capacidad y talento que se tiene en México. Es interesante representar las ideas que podemos plasmar el barro.

¿Aparte del barro, con qué otro material le gustaría trabajar y experimentar nuevas técnicas?

No me veo trabajando con otro material más que con el barro,  pero sí podría usar otras técnicas para el acabado en otros tonos y combinaciones fuera de lo tradicional.