Filippo Venturi es un fotógrafo documental cuyo trabajo reciente ha capturado el Lejano Oriente. Con un viaje de informes a China planeado desde otoño, naturalmente, Venturi había estado siguiendo la información que salía del país sobre el Coronavirus durante meses cuando, en enero de 2020, decidió posponer su viaje y permanecer en su ciudad natal en las afueras de Forlì, Italia.

Temiendo el ‘bloqueo del fotógrafo’ debido al bloqueo nacional, Venturi se encontró con un incentivo intensificado y deseo de continuar documentando el mundo que lo rodea. El aislamiento doméstico le ha permitido pasar más tiempo con su pareja y con su hijo Ulisse.

También le causó curiosidad redescubrir la importancia de las cosas simples, revaluar espacios y lugares que generalmente se dan por sentados. Ahora, en una serie de fotos llamada ‘Yard Time’, Venturi comparte esas fotografías de su ciudad natal capturadas desde las ventanas de su casa.

Se sintió atraído por el uso de espacios ante el aislamiento, como sus pequeños jardines y balcones caseros, que generalmente solo sirven para colgar ropa.

Nos adaptamos a todo, ¿cierto? Echa  un vistazo hacia abajo para ver cómo estos espacios cobran vida y adquieren una importancia descomunal para una comunidad en el norte de Italia.